Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sahara: ¿Pos-Polisario?

Cuenta atràs

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Algunos nuevos responsables argelinos no vacilan en calificar al Polisario de “serio problema”. En privado reconocen, por un lado, la imperiosa necesidad de encontrar soluciones con Marruecos y el ya casi imposible desmantelamiento de las milicias, creadas, financiadas y teledirigidas por el régimen. “Personalmente, aunque seria, en las actuales circunstancias, potencialmente peligroso anunciarlo públicamente, me decía un ‘amigo” argelino en los círculos dirigentes de su país, creo que Argelia ha desperdiciado una oportunidad en oro con la propuesta de autonomía”.

Y lo que menos se sabe: “Así, prosigue el nuevo dirigente, hubiésemos quitado la patata caliente de nuestras manos y echarla en las manos de Marruecos”.

La lengua, como reza el refrán, no tiene hueso. Pero aun no es tarde, aunque no tan fácil como hubiera podido pasar.

En el Polisario esto no pasa por desapercibido. Desde hace semanas, la dirección pregunta y vuelve a indagar las “intenciones” argelinas respecto al “problema” del Sahara. Ninguna respuesta o, según los interlocutores del Polisario, ambigua y abstracta. “Algo se cocina”.

El Polisario ha presionado para una declaración pública, obteniendo la comparecencia de algunos voceros a sueldo de Argel que convulsionan en la confusión e incertidumbre.

Total: han comenzado ya los clanes y la búsqueda de lobbies en los campamentos. Que Dios tenga piedad de estos rehenes en este gulag argelino de Tinduf.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page