Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sahara, saharauis, el “éxito” de Argelia: Crear intidades y enemigos

Contra natura

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Aunque pudiera parecer extraño, en su negocio del Sahara, Argelia ha fracasado escandalosamente. Sin embargo, no se le debe privar de su “éxito” de transformar la noción del verdadero enemigo de los saharauis en sus campamentos de Tinduf.

Me explico: De pequeño, mi padre me decía y repetía hasta la saciedad que “nunca debes creer, bajo ningún pretexto ni a Argelia ni a sus criaturas-criados del Polisario”. Durante mi primera juventud me era muy difícil comprender lo que mi padre quería decir. Pero él, contrariamente a los hijos de… nada, que se han convertido en importantes, inmensamente ricos en inevitablemente influyentes, era alguien en su Dajla natal.

Me he ido, poco a poco, comprendiendo lo que quería decir mi padre: que el enemigo, el verdadero enemigo de los saharauis es Argelia uy no Marruecos como los pintan ella y sus loros polisaristas.

Total, en muchos anos traté de explicar a mis próximos que las realidades geopolíticas impuestas no son ni deben ser duraderas. De tal modo que el enemigo de hoy, de prevalecer la verdad, se convierte en el amigo de mañana.

En síntesis, por intereses ajenos (argelinos) no solo nos condenaron a la miseria, a la precariedad y a prescindir de nuestro orgullo y dignidad saharauis, sino nos inventaron un enemigo.

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page