América LatinaCrónicasFeatured

Sahara: si al canciller peruano le queda tan sólo un poco de dignidad renunciaría de inmediato Por Hassan Achahbar

En otros medios

Hassan Achahbar experto marroqui en cuestiones latinoamericanas

El canciller peruano, Óscar Maúrtua de Romaña, fue cuestionado el martes por la Comisión de relaciones exteriores del Congreso por segunda vez en dos semanas acerca la decisión del gobierno del presidente Pedro Castillo de restablecer relaciones con la virtual y autoproclamada República saharaui.

El confundido diplomático tardó 20 minutos en terminar la atragantada lectura de los 30 puntos de su respuesta al requerimiento de la Comisión congresal, recitando bíblicamente argumentos que, en su opinión, justificarían una decisión extemporánea y arbitraria, que se tomó en las oficinas del chavista Vladimir Cerrón, secretario general del partido “Perú Libre” (PL).

El canciller Maúrtua de Romaña debe admitir que obró mal y si tan solo le quedara un poco de dignidad renunciaría de inmediato y reconocería que la decisión se tomó fuera del Palacio de Torre Tagle y que la defendió para no perder el puesto. Lo cierto es que Maúrtua de Romaña, considerado por el ala izquierda del “PL” como alineado a la política de Estados Unidos en la región, hace méritos para ganarse la confianza del ideólogo del partido, el chavista Vladimir Cerrón, un imputado por la fiscalía peruana por lavado de capitales.

La exposición del canciller finalizó sin preguntas, pero siempre se le puede recordar que siendo él mismo canciller del presidente Alejandro Toledo, avaló con su firma, el 24 de enero de 2006, que el Perú adoptaba “una posición de neutralidad positiva” con respeto al conflicto del Sahara. Y por si se le olvidó, esto decía el comunicado conjunto publicado en la fecha al término de la visita realizada a Lima por el entonces ministro marroquí Mohamed Benaïssa:

“En relación a la cuestión del Sahara, el señor BenaÏssa reiteró la firme voluntad del Reino de Marruecos de lograr una solución política negociada, consensual y definitiva, en el marco de las Naciones Unidas. Al respecto, el Ministro Benaïssa dejó constancia de su agradecimiento al Perú por su posición de neutralidad positiva, contribuyendo de esa manera a la búsqueda de dicha solución. Los dos Ministros reiteraron su apoyo a los esfuerzos desplegados por el Secretario General de las Naciones Unidas y su Enviado Personal para superar el estancamiento actual y progresar hacia una solución política mutuamente aceptable para el asunto del Sahara”.

Fuente: Notilamar

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page