Sahara/África Perdido el último vestigio polisarista: el parlamento africano Khalil R’Guibi

0

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Por primera vez, una delegación parlamentaria oficial de Marruecos ha ocupado su escaño en el seno de la sesión del Parlamento africano consagrada a las comisiones permanentes.
La presencia marroquí ha constituido un jarro de agua fría sobre las cabezas de los milicianos del Polisario y sus amos argelinos.
Con esta participación, Marruecos inaugura la diplomacia parlamentaria en el contingente africano, donde la política de la silla vacía había causado enormes estragos a la estrategia marroquí para defender su integridad territorial en el continente y a través de al en el mundo.
Una presencia saludada por las diversas delegaciones africanas en un alarde de satisfacción de poder contrarrestar a las pulgas de Argel, impuestas por la impostura, la corrupción y la coacción argelinas en colaboración con sus aliados africanos.
Marruecos, pues, estrena era y etapa. Un foro y una tribuna desde, donde, a partir de hoy la voz de Marruecos sofocará la de los milicianos que, en ausencia del reino propagaban sus mentiras y sus tergiversaciones.