CrónicasFeaturedUltimos artículos

Sájarov 2021: No apta para vende patrias (actualizado)

Autosugestión mercenaria

Por Adil ZAARI JABIRI – Bruselas – El Parlamento Europeo desveló el jueves los tres finalistas del Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia 2021. La información puede parecer trivial, ya que el premio lo concede cada año la institución parlamentaria europea para recompensar a los verdaderos y auténticos activistas que trabajan en el ámbito de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Este año, sin embargo, merece la pena analizar el premio porque el PE recibió una candidatura de Argelia, cuando menos grotesca: la de una tal Sultana Khaya, activista del polisario que se hace pasar por maldita de la tierra por su « lucha » contra los molinos de viento de los derechos humanos en los territorios marroquíes del Sáhara.

El Parlamento Europeo descartó desde el principio esta descabellada candidatura y sólo seleccionó las de las mujeres afganas que luchan por la igualdad y los derechos humanos, el opositor ruso Alekséi Navalni y la ex presidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez.

El ganador del Premio Sájarov 2021 será elegido entre estos tres candidatos por el presidente y los líderes de los grupos políticos del Parlamento Europeo el 21 de octubre. Así que se trata de un asunto serio.

Creyendo beneficiarse todavía de las complicidades de antaño en el seno del Parlamento Europeo, el polisario ha recibido un serio varapalo por parte de los eurodiputados, que ya no quieren dar crédito, ni siquiera el beneficio de la duda, a esta banda de mercenarios, sobre todo porque ahora son más conscientes que nunca de que Argelia y el polisario trabajan para socavar los intereses de Europa, en particular librando una guerrilla jurídica contra sus asociaciones y tratados internacionales.

Es una causa perdida. La operación llevada a cabo por el maestro de las canalladas Amar Belani y otros durante varios meses en las alas del Parlamento Europeo para conceder a su marioneta, la llamada Sultana Khaya, el Premio Sájarov, se enfrenta así a la buena conciencia, el sentido de la responsabilidad y el compromiso de los eurodiputados que saben discernir entre propaganda y militancia, patriotismo y felonía, separatismo y unidad. Argelia acompañó esta candidatura con una algarabía mediática que hizo parecer que la tenía en su bolsillo.

Los eurodiputados comprendieron inmediatamente que la candidatura de este « icono » de pacotilla al prestigioso Premio Sájarov forma parte de la campaña sucia e histérica que Argelia y el polisario llevan a cabo en torno a la situación de los derechos humanos en las provincias del sur.

Se tomaron su tiempo para investigar, informarse y asegurarse de que tanto Sultana Khaya como sus cómplices Aminatou Haidar, Naama Asfari, etc. no son activistas pacíficos de los derechos humanos, sino mercenarios a sueldo de Argel, que alimentan proyectos de desestabilización contra la unidad y la soberanía de Marruecos.

A modo de recordatorio, la candidata rechazada participó, del 1 al 12 de enero de 2019, en unas maniobras militares supervisadas por Argelia durante las cuales hizo un llamamiento a la violencia armada contra la población civil del Sáhara marroquí. Unas fotos en las que aparecía vestida de militar y blandiendo un fusil Kalashnikov habían circulado por la red. Fueron introducidos como prueba en los documentos del Consejo de Seguridad de la ONU, estableciendo así el vínculo probado entre el polisario, Argelia y el crimen organizado en la región. Y como nos recuerda el refrán árabe: ¡la cuerda de la mentira es corta!

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page