América LatinaCrónicasFeatured

Salmones, Tilapias y otros  ¡Salvemos a la fauna marina! Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

Tribuna infomarruecos.ma

Dr. Mario H. Concha Vergara, Ph.D. – Docente, Chile

En estos días, aproximadamente la mitad de la proteína que consume la población mundial proviene de los peces y mariscos. Los nuevos programas de cría biotecnológicos y anticuados están ayudando a satisfacer la demanda, al expandir dónde podemos criar peces y qué tan rápido podemos cultivarlos. Pero, también los países deben cuidar sus zonas marítimas debido a la piratería pesquera en especial de buque chinos y japoneses; en estos días la armada chilena ha tenido que desplegar sus naves de guerra y aviación naval para impedir que más de 300 pesqueros chinos ingresen ilegalmente a aguas chilenas.

Nuevos tipos de peces, es decir de mejor calidad para el consumo humano pueden producirse con el uso de nuevas herramientas genéticas, por ejemplo peces, ostras, ostiones, camarones, etcétera. Por ejemplo, “hace dos años, frente a la costa de Noruega, el Ro Fjell de casco azul se acercó a Ocean Farm 1[1], un corral con red de acero del tamaño de una manzana. Conectando una pesada manguera de vacío al corral, la tripulación del barco comenzó a bombear salmón adulto musculoso fuera del agua hacia un tanque debajo de la cubierta. Más tarde, descargaron el pescado en una instalación de procesamiento en tierra propiedad de SalMar[2], una importante empresa de acuicultura de salmón”.

En 2018 la cosecha debutó con el corral de peces más grande del mundo en alta mar. Las instalaciones emblemáticas de SalMar, que eclipsan los típicos corrales mantenidos en aguas costeras más tranquilas, pueden albergar 1,5 millones de peces, usando 22.000 sensores para controlar entorno y mantenimiento. Los peces concebidos por Ocean Farm 1 eran un 10% más grande que el promedio, gracias a temperaturas estables y favorables. Además, gracias al agua profunda y fuertes corrientes lograban estar libres de piojos marinos parásitos.

Hace medio siglo, el comercio de salmón atlántico era principalmente un asunto regional,  basado únicamente en la pesca capturada en la naturaleza. Con el avance de las técnicas y de la ciencia, ahora,  cultivo de salmón se ha convertido en un negocio global que genera $ 18 mil millones en ventas anuales. Esto debido a que la cría ha sido clave para el auge de la acuicultura. Los peces de Ocean Farm 1 crecen casi el doble de rápido que sus ancestros salvajes y han sido criados para resistir enfermedades y otros rasgos que los hacen muy adecuados para la vida agrícola. Esas mejoras en el salmón son solo el comienzo: los avances en genómica[3] están preparados para remodelar drásticamente la acuicultura al ayudar a mejorar una multitud de especies y rasgos, como dijimos anteriormente.

En la acuicultura la ingeniería genética ha tardado en afianzarse; sólo se ha comercializado una especie modificada genéticamente, un salmón transgénico[4]. Pero, “las empresas y las instituciones de investigación están reforzando la reproducción tradicional con conocimientos y herramientas genómicas, como chips genéticos, que aceleran la identificación de peces y mariscos que tienen los rasgos deseados”, informa la revista científica Sciencie.

Los principales objetivos de la cría de estos peces, incluyen aumento en las tasas de crecimiento y  resistencia a enfermedades y parásitos.  Muchos criadores esperan mejorar los tipos que más agradan a los consumidores, en la cría de peces y así obtener filetes de mayor calidad, colores llamativos o mayores niveles de nutrientes. “Hay un cambio de paradigma en la adopción de nuevas tecnologías que pueden mejorar de manera más eficaz los rasgos complejos”, dice Morten Rye, director de genética de Benchmark Genetics, una empresa de cría de acuicultura.

Los criadores de acuicultura pueden aprovechar un rico tesoro de material genético; la mayoría de los peces y mariscos han experimentado pocas mejoras genéticas sistemáticas para la agricultura, en comparación con la cría selectiva que han experimentado los pollos, el ganado y otros animales domésticos. « Existe una enorme cantidad de potencial genético en las especies de acuicultura que aún no se ha realizado », dice el genetista Ross Houston del Instituto Roslin.

En Chile, la  Subsecretaría de Pesca y Acuicultura  (Subpesca)  ha recibido diversas solicitudes de permisos para realizar investigación en especies acuícolas, utilizando técnicas de modificación genética. El interés de producir organismos genéticamente modificados (OGMs), especialmente mediante técnicas de ingeniería genética y edición genómica, ha experimentado un gran incremento, existiendo en la actualidad un salmón transgénico de Aquabounty[5] que tiene la autorización de cultivo y comercialización para consumo humano en Estados Unidos y Canadá. Ese interés incluye a Chile. Es por eso que la Universidad de Concepción (Udec), a través de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas, lidera desde mayo de 2019 un proyecto FIPA llamado “Análisis del Estado de la Situación Mundial y Proyecciones de la Producción y Usos de OGMs con Énfasis en la Acuicultura”, cuyo impulso nace en Subpesca

“Este proyecto FIPA tiene como objetivo general levantar y sistematizar información respecto el estado del arte de la generación y utilización de OGMs en el ámbito mundial, con énfasis en la acuicultura, enfocándonos en las diferentes técnicas utilizadas para la generación de OGMs, describir los principales usos científicos y productivos, destacando la producción de alimentos a través de la acuicultura, control sanitario, control ambiental y control de plagas hidrobiológicas. Esto complementado con el análisis de la legislación y normativa internacional relacionada con OGMs en acuicultura”, informa la Universidad de Concepción.

En un estudio sobre el comercio de pescado publicado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD)  se establece que la política marroquí de desarrollo de la acuicultura es un ejemplo a nivel mundial. Sin embargo, hasta 2015, los diez mayores productores de acuicultura (excluyendo plantas acuáticas y productos no destinados a alimentación humana) fueron China (47,6 Mt), India (5,2 Mt), Indonesia (4,3 Mt), Vietnam (3,4 Mt), Bangladesh (2,1 Mt), seguidos por Noruega, Egipto, Chile, Myanmar y Tailandia.

Esto se establece en un estudio titulado  “Trade and Environment Review 2016: Fish Trade”, que se hace eco de un importante crecimiento de la acuicultura. Asimismo, el organismo de la ONU, destaca a países como Marruecos, Ecuador y Omán, como ejemplo de buena gestión política en el sector,  resaltando a continuación  los lazos de la acuicultura como el turismo  al permitir atraer las visitas a países como Marruecos mediante la promoción de una gastronomía basada en el consumo de pescado. Todo ello, sin olvidar la importancia de la acuicultura en industrias como la conservera o la pesquera.

En Marruecos el pez más consumido y exportado es la Tilapia. La tilapia es originaria de África, pero se introdujo en muchas regiones tropicales, subtropicales y templadas durante la segunda mitad de los años 20  siglo pasado. La tilapia tiene muchos atributos que la hacen la candidata ideal para la agricultura, especialmente Marruecos. La acuicultura continental comenzó en 1924 en Marruecos con el establecimiento de estaciones de piscicultura en Azrou

Un genetista de peces de la Universidad de Mogi das Cruzes en Brasil, el doctor  Alexandre Hilsdorf, dice que  la tilapia cultivada y  genéticamente mejorada « fue una revolución en términos de producción de tilapia ». China, líder mundial en producción acuícola, ha capitalizado la cepa, construyendo el criadero de tilapia más grande del mundo. Cría miles de millones de peces jóvenes al año; según se cree, Marruecos estaría en segundo lugar como Chile en segundo lugar de la exportación de salmones.

A pesar de todos los avances demostrados y en medio del entusiasmo por el futuro de la acuicultura, existen muchas preocupaciones. No está claro, si los consumidores aceptarán pescados y mariscos alterados genéticamente, como ha ocurrido con algunas frutas y verduras en la agricultura. A pesar de esto, « La tecnología es asombrosa, avanza muy rápido, los costos están bajando », dice Ximing Guo, genetista de la Universidad de Rutgers, New Brunswick. « Todos en el en este campo están emocionados ».

La piscicultura se remonta a milenios; no tanto como la agricultura, pero hace unos 3500 años, los egipcios criaban Dorada en una gran laguna. Los romanos cultivaban ostras. Y la carpa se ha cultivado y criado selectivamente en China durante miles de años. Lamentablemente,  pocas especies de acuicultura experimentaron una mejora científica sistemática hasta el siglo XX.

Ahora, la acuicultura suministra casi la mitad del pescado y los mariscos que se consumen en todo el mundo y ha permitido que la hambruna que se había desencadenado en muchos países pase a segundo plano, pues la producción ha crecido casi un 4,5% anual durante la última década, más rápido que la mayoría de los sectores del sector de alimentos cultivados. Esa expansión ha venido con algunos daños colaterales, incluida la contaminación de los desechos de las granjas, las grandes capturas de peces silvestres para alimentar al salmón encerrado y otras especies, y la destrucción de los humedales costeros para construir estanques de camarones. Afortunadamente, muchos gobiernos est´na tomando conciencia combatiendo estos daños colaterales que se han originado casi exclusivamente por las ansias de obtener dinero fácil.

Las capturas de las pesquerías silvestres  rivalizan con la acuicultura y se prevé que aumente. El crecimiento proviene, en su mayoría de peces de agua dulce en Asia, como la carpa herbívora, pero la mayoría de las investigaciones se han centrado en el salmón del Atlántico y otras especies de alto valor como el atún el cual, desgraciadamente estaría desapareciendo. La tecnología genómica se está extendiendo ahora al camarón y la tilapia.

Desafortunadamente, las enfermedades suelen ser la mayor preocupación y el mayor gasto de las operaciones de acuicultura. Por ejemplo, en el camarón, los brotes pueden reducir el rendimiento general hasta en un 40% anual y pueden acabar con todas las operaciones. “Las vacunas pueden prevenir algunas enfermedades en los peces, pero no en los invertebrados, porque su sistema inmunológico adaptativo está menos desarrollado”. Pero,  para todas las especies, las cepas resistentes son muy deseables. Los países se deben comprometer ante las Naciones Unidas del control de la pesca pues existen grandes e inmensas empresas privadas en China y Japón que no ponen control a sus actividades pesqueras y han logrado terminar con algunas especies, lo que ha obligado a países como Perú y Chile en Sudamérica a usar sus fuerzas navales para expulsar estas flotas pesqueras.

E-mail:conchamh@gmail.com

[1] Ocean Farm 1, es la primera piscifactoría en alta mar del mundo. Puede representar el primer paso hacia una nueva era en la acuicultura. Basado en tecnología de alta mar y acuicultura noruega de clase mundial, Ocean Farm 1 aspira a abordar problemas centrales relacionados con el crecimiento sostenible en la industria de la acuicultura. Como instalación piloto a gran escala, Ocean Farm 1 está diseñada para probar los aspectos biológicos y tecnológicos de la piscicultura en alta mar.

[2] SalMar ASA is a Norwegian fish farm company and one of the world’s largest producers of farmed salmon.

[3] La genómica es un campo de la biología molecular. Un genoma es un conjunto completo de ADN dentro de una sola célula de un organismo, y como tal, la genómica se enfoca en la estructura, función, evolución y mapeo de los genomas. La genómica tiene como objetivo la caracterización colectiva y la cuantificación de los genes, que dirigen la producción de proteínas con la ayuda de enzimas y moléculas mensajeras

[4] El salmón transgénico es un salmón del Atlántico al que se le añadió un gen del salmón del Pacífico (Chinook) que estimula el crecimiento. El salmón del Pacífico es una especie que se caracteriza por crecer más rápidamente y durante todo el año, en lugar de estacionalmente.

[5] AquaBounty Technologies es una empresa de biotecnología con sede en Maynard, Massachusetts, Estados Unidos. La empresa se destaca por su investigación y desarrollo de peces modificados genéticamente. Su objetivo es crear productos que tengan como objetivo aumentar la productividad de la acuicultura.  A partir de 2020, se aprobó la venta de salmón en Canadá y Estados Unidos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page