América LatinaFeatured

SANTERÍA, IDOLATRÍA, BRUJERÍA DEL CHAVISMO-MADURISMO Dr. Mario H. Concha Vergara, Ph.D. Director del Centro de Estudios  del Magreb Para América Latina

Opinion

Venezuela se ha transformado en un país sumamente atrasado debido a que lamentablemente sus dirigentes políticos trataron, y no sin cierto éxito, de infundir el temor a sus ciudadanos a través de tenebrosas prácticas de brujería, de santería, y de otras reñidas con las religiones monoteístas.

Chávez cuando estuvo detenido después de su frustrado golpe de Estado en 1992 acompañado del Tte. Coronel Arias Cárdenás, quien rebeló años después como Chávez hacía sesiones de espiritismo en la cárcel (en los Valles del Tuy) para lo cual se bebía una botella completa de ron blanco que le hacían llegar los guardias, fumando unos inmensos habanos,  comenzaba a hacer extorsiones corporales y hablar en un “idioma” que sus compañeros de celda no entendían. Esas prácticas eran de origen Babalawo[1]. Chávez se confesaba como cristiano pues le convenía ante el pueblo venezolano que en su gran mayoría practicaba el catolicismo, siendo que en la práctica era un seguidor del espiritismo, la santería y creyente de los videntes que le lavaban el cerebro. Maduro, como su mozo y chofer y ex discípulo de la escuela de cuadros marxistas de Cuba, y ex Agente del tenebroso G2[2] cubano también practicaba la santería aprendida en Cuba, país en que dominó al pueblo con esas prácticas.

Para Maduro y su esposa Cilia, además de muchos de sus seguidores en Palacio la superstición, la brujería, la idolatría, son parte del régimen. A través de esto logran controlar las mentes del 17% de los venezolanos que los siguen fanáticamente llegando incluso al crimen. Al régimen de Maduro se le acusa, de acuerdo a la ONU de al menos 3 mil asesinatos de opositores efectuados por sus fuerzas represivas oficiales o sus brigadas paramilitares las que en su mayoría practican la brujería.

El  ex general venezolano Hugo Carvajal, que fue jefe del Servicio Secreto Bolivariano de Hugo Chávez y quien se encuentra actualmente en prisión provisional en España siendo reclamado por Estados Unidos por presunto narcotráfico, señaló al líder chavista Nicolás Maduro de gastar el dinero del pueblo venezolano en prácticas de hechicera y brujería. 

Entre los gastos efectuados por Maduro y su esposa Cilia, están, por ejemplo, un viaje para reunirse con el fallecido Sai Baba ( gurú indio que algunos veneraban como la reencarnación del dios Vishnú), en el avión presidencial acompañado de más de 80 guardaespaldas,  o los cientos de miles de dólares gastados para contratar santeros cubanos, en donde el círculo íntimo del dictador Venezolano está altamente involucrado con el espiritismo.

En una entrevista de un periódico español Maduro al ser preguntado por la constante violación de derechos humanos, la represión, los asesinatos cometidos su gobierno y el encarcelamiento de centenares de presos políticos,  aludió a sus creencias religiosas para negar lo confirmado por Naciones Unidas y ONG’s de DD.HH. diciendo “Yo soy un hombre apegado a valores espirituales. Soy cristiano profundo y practicante diario”, lo  cual está comprobado que es mentira; además, ha sido acusado de perseguir a otras religiones como la judía, la católica, y a algunos musulmanes.

A la muerte de Hugo Chávez, Maduro se encargó de crear una nueva religión basada en la figura de Chávez quien no era venerado como héroe de la Revolución Bolivariana sino como un Dios más. Se crearon oraciones como el padre Nuestro de los cristianos pero con el nombre de Chávez. Los fanáticos maduristas crearon una capilla llamada San Hugo Chávez, y algunos de sus ministros han dicho públicamente por TV que Hugo Chávez ha hecho más milagros que Jesús.

El escritor venezolano David Placer, autor del libro “El dictador y sus demonios” manifestó que las acusaciones que se han hecho a Maduro de practicar la brujería y otros ritos satánicos son completamente ciertas. Placer recoge en su libro los testimonios de algunos trabajadores del Palacio de Miraflores acerca del uso de gastos reservados para la santería y brujería, gastos que se disfrazan bajo los ítems de papelería u otros materiales de oficina. El brujo Maduro, como muchos le llaman, gasta hasta 90 mil dólares por cada sesión con los babalawos que acuden a su oficina.

Maduro, sin embargo, no es único en compartir la santería y brujería. Pareciera que esto es un vicio mental de quienes pasaron por las escuelas de marxismo cubano que se declaran ateos y agnósticos, y que sin embargo han seguido a la religión creada por el difunto Sai Baba (entre otros) compartiendo estas creencias con Rosario Murillo  quien gobierna Nicaragua e influye en todas las decisiones de su esposo y Presidente Daniel Ortega, quien también se autocalifica de cristiano y practica la brujería junto a su mujer.

Los analistas políticos no ha considerado en toda su amplitud y extensión estos vicios que se imponen como ideologías o religiones a algunos pueblos latinoamericanos y que tanto daño han hecho a sus habitantes. Con estos mitos llevan a sus países a lo mismo que hizo Papa Doc en Haití país que después de casi un siglo no sale de su pobreza e ignorancia crónica debido al Vudú, religión criminal y creadora de fanáticos.

e-mail: conchamh@gmail.com

1 En la Santería o Religión Lukumí, el Babalawo o padre de los secretos o Awo, es reconocido como clérigo y actúa como tal en la comunidad. Un Awo es el consultor espiritual para los clientes y aquellos que deben ser asistidos para conocer a su Orisha tutelar e iniciarse en la tradición espiritual de los Orishas. Pero, se les llama Babalawos también a quienes practican la “religión” Lukumi.

[2] La Dirección de Inteligencia, DI, o G2 ―anteriormente conocida como Dirección General de Inteligencia o DGI― es el principal organismo estatal de inteligencia del Gobierno de Cuba.

Show More

Related Articles

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Close
Close