FeaturedTú, por ejemplo

Si gusanos son los cubanos en Florida, gusanos son los separatistas en Tinduf Por Hassan Achahbar

 

El gobierno de Cuba emitió el 16 de junio una declaración en la que rechaza la nueva política estadunidense hacia la Isla, anunciada minutos antes por el presidente Donald Trump en la ciudad de Miami, Florida.

La Habana culpa de las medidas del presidente Trump a los cubanoamericanos que, en otros tiempos, eran llamados despectivamente por el régimen los “gusanos” de Miami, la ciudad que concentra la mayor parte de los migrados cubanos anticastristas.
Afirma el documento que el presidente Trump “mal asesorado, toma decisiones que favorecen los intereses políticos de una minoría extremista de origen cubano del estado de Florida, que por motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo, por ejercer el derecho legítimo y soberano de ser libre y haber tomado las riendas de su propio destino”.
Se le olvida al régimen que el presidente de los Consejos y general de los Ejércitos, Raúl Castro, también mal asesorado, toma decisiones similares favoreciendo los intereses de una minoría extremista de origen marroquí en Tinduf, que por motivaciones igual de mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Marruecos y a su pueblo, por ejercer su derecho legítimo y soberano sobre su Sahara y haber tomado las riendas de su propio destino.
No se necesita ser ningún genio para comprender que si Cuba tiene a su gusanería en Estados Unidos, Marruecos tiene la suya y de las peores en Argelia. Por tanto, cuando La Habana rechaza que Estados Unidos le dé lecciones, debe aceptar que desde esta otra orilla del Atlántico le insistimos que tampoco Cuba está en condiciones de dar ninguna lección a Marruecos.
El gobierno cubano dice que el discurso del presidente estadunidense está “cargado de una retórica hostil, que rememoró los tiempos de la confrontación abierta con nuestro país”, pero no se sorprende que Cuba en su trato con Marruecos también mantiene un discurso igual de “cargado de una retórica hostil”.
La declaración del gobierno cubano considera que la política del presidente Donald Trump hacia la Isla “revierte avances alcanzados en los dos últimos años” entre los dos países. Resulta ocioso afirmar que la política cubana hacia Marruecos también revierte avances alcanzados en los dos últimos meses, independientemente del hecho de que Cuba, a diferencia de Estados Unidos, carece de toda posibilidad de influir en la política y en el desarrollo del Reino.
 
Show More

Related Articles

Close
Close