Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sin cita: Mi amigo el “superministro”

Reencuentro

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

De visita a un pariente (saharaui marroquí) de nacionalidad española en el Hospital de Carabanchel en Madrid me encontré por sorpresa con un ex colega, actualmente “superministro” del Polisario, gravemente enfermo pero que no desea que nadie lo sepa.

Con una enigmática sonrisa me saludo antes de soltar aquello de que “estoy para un chequeo” ¿Y tú?

  • Voy a visitar a un primo, respondí, enlazando: un saharaui marroquí de pura cepa

  • ¡Ah!

  • De hecho ¿y el batallón de médicos cubanos en Tinduf?

  • Estuve en Cuba hace un mes

  • Quieres que te presente a mi primo, Ambos sois « españoles » (El super ministro tiene nacionalidad española)

  • No, por favor, ningún contacto con los marroquíes en las actuales circunstancias

  • Es como “si Marruecos o los marroquíes tienen algo que decir que lo digan al amo argelino

  • Por favor…

  • Si no contactáis a quien os han dicho que es vuestro enemigo, nunca encontraréis una solución

  • Lo sé, pero…

  • Yo también lo sé. Los altos cargos del Polisario tienen ls firmes instrucciones del mentor argelino de no buscar nunca una solución

  • Perdón, me llaman…

Se fue. Antes me pidió no revelar su identidad y la razón de su estancia en Carabanchel.

Hecho, Sr. X.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page