Buenos días MarruecosFeatured

SM el Rey saluda el establecimiento de la «Campaña de ciudades africanas sin niños de la calle»

Marrakech  – Map 

Su Majestad el Rey Mohammed VI saludó el establecimiento de la «Campaña de ciudades africanas sin niños de la calle» y, en particular, la iniciativa que constituye su versión piloto en Marruecos: «Ciudad de Rabat sin niños en las calles».

En un mensaje dirigido, hoy sábado, a los participantes en la octava cumbre Africités en Marrakech, con motivo del establecimiento de esta campaña y cuya lectura fue dada por Su Alteza Real la Princesa Lalla Meryem, el Soberano destacó que “de los 120 millones de niños de la calle en el mundo, más de 30 millones sobreviven en nuestro continente. Por lo tanto, uno de cada cuatro niños de la calle es africano”, afirmando que “esta cifra no solo es abrumadora, sino que está también en contradicción con los valores ancestrales de nuestras sociedades africanas, fundados sobre la solidaridad y la primacía de la familia”.
“Al igual que otros países de África y del mundo, desafortunadamente Marruecos no es inmune al desafío que representa el problema de los niños sin hogar”, afirmó Su Majestad el Rey antes de agregar que no se trata de limitarse únicamente a la ceremonia de lanzamiento de la Campaña, ni de iniciarla sin llevarla a cabo, sino de realizar, en un plazo inferior a tres años, el compromiso efectivo, estructurado y sostenible de las ciudades llamadas a reducir la vulnerabilidad infantil.
“Por ello, nuestra ambición, a través de esta campaña, reside en movilizar al mayor número de ciudades y territorios africanos, para que se emprendan acciones tangibles y se inyecte una dinámica nacional y continental concreta”, indicó Su Majestad el Rey.
El Soberano subrayó que la movilización de todas las partes interesadas nacionales, ha podido conducir a profundas reformas jurídicas, institucionales, económicas y sociales, citando como ejemplo la adopción de una política de protección integrada de la infancia en Marruecos, y de un marco de acción decenal, así como de iniciativas como el programa Indimaj que tiene por vocación erradicar el fenómeno de los niños que viven o trabajan en las calles.
“Sin embargo, a pesar de los laudables avances realizados, mucho queda por hacer. La protección de los niños no se limita a su defensa contra el menoscabo de su integridad física, moral y psicológica, sino que también implica la creación de condiciones para el desarrollo económico, social y cultural”.
El Soberano afirmó que “el desafío está a la altura de la apuesta: la dignidad, la paz, la reducción de la pobreza, la erradicación del hambre, la promoción de la salud, la educación de calidad garantizada para todos, la igualdad entre niños y niñas, el acceso al agua potable y al saneamiento son imperativos importantes para la protección de los niños”, antes de señalar que son igualmente prioridades y objetivos que ocupan el centro de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, que representa un verdadero catalizador de la cooperación internacional.
“En tanto que africanos, nos corresponde a todos, sacar provecho de la asociación mundial en torno a esta Agenda, a fin de avanzar por la vía del desarrollo sostenible y plena realización de la población, especialmente de la infancia”, insistió Su Majestad el Rey.
En este sentido, el Soberano subrayó que “el futuro de nuestras ciudades y naciones depende de lo que hoy ofrecemos a nuestros hijos. Además, nuestros hijos en situación de precariedad no son invisibles; todo lo contrario, están presentes y también constituyen el Futuro”, indicando que “la salvaguarda de la infancia es asunto de todos y los sistemas de su protección deben ser fortalecidos”.
“Sin la protección de la infancia africana, África no podrá relevar el desafío de su emergencia. Sin una protección reforzada de las generaciones futuras, África no podrá sacar provecho de su dividendo demográfico. Es hora de actuar: nos corresponde hacer que las ciudades africanas sean verdaderamente dignas de sus hijos”, concluyó Su Majestad el Rey
Show More

Related Articles

Close
Close