Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Soldados argelinos queman vivos a dos “refugiados”: La “solidaridad” de Argelia

"Solidaridad" y esclavitud

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

“Es una evidente ilustración de lo que siente el ejército por nosotros, sus rehenes en sus campamentos de Tinduf”. El viejo M’Rabih Rabu se refería a la quemadura vivos de dos jóvenes saharauis buscadores de oro en los arrabales de Tinduf a mano del ejercito de Argelia.

Mha Mahdmu Suilem y Alin Idrissi son dos de los miles de secuestrados en este gulag argelino y que fueron/son obligados a emprender hazañas para sobrevivir. Como otros que se dedican al tráfico de armas, drogas, blancas etc. con jugosas comisiones a sus mentores del ejército popular argelino, los dos jóvenes difuntos, víctimas de la barbarie y del desprecio que sienten los militares argelinos por estos secuestrados en su gulag en Tinduf, querían encontrar un medio para sobrevivir en este infierno argelino- polisaristas buscando ilusiones metales.

Se equivoca Brahim Ghali y sus 40 traficantes si cree que lo vamos a olvidar un día. En esto somos camellos. Y se olvidan los mentores argelinos si creen que no conocemos su odio, su desprecio su humillación y su rechazo a todo lo que es saharaui que no contribuya a sus proyecto y apetitos hegemonistas.

Finalmente se equivocan los españoles y otros socios en el crimen y genocidio argelino-polisarista de los saharauis en los campamentos de Tinduf.

Nada se pierde, todo se transforma y se está transformando.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page