América LatinaCrónicasFeatured

¿Son Necesarias las Cuarentenas Para Aislar al COVID-19? Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

Tribuna infomarruecos.ma

Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

La destacada científica y novelista india Sunetra Gupta, viróloga se la Universidad de Oxford lideró el equipo de investigación que desarrolló un modelo alternativo al famoso del Imperial College de Londres  el cual presenta  un modelo matemático que da un panorama extremadamente sombrío de cómo la enfermedad se iba a propagar por el país, cómo iba a impactar el sistema público de salud (NHS, por sus siglas en inglés) y cuántas personas iban a morir.

De esta manera, el mensaje del Imperial College no podía ser más claro a pesar de lo pesimista: o se cambia de estrategia gubernamental (para combatir la pandemia el CONID-19) o más de un cuarto de millón de personas van a morir a causa del coronavirus. Incluso si el sistema puede atender a todos los pacientes contagiados.

En la actualidad la doctora Gupta es una reconocida profesora de epidemiología teórica en la Universidad de Oxford y una novelista premiada. Por este motivo desde que comenzó la crisis por la pandemia del coronavirus en el mundo, las opiniones de esta epidemióloga han contrastado con las de sus pares, dentro y fuera del Reino Unido. Ante la aparición de las proyecciones del Imperial College de Londres, que anticipaban hasta medio millón de muertes por COVID-19 en el país y que forzaron al primer ministro Boris Johnson a un cambio de enfoque, Gupta creyó que hacía falta algo más. Sin embargo, a pesar de que no ha habido tantas muertes, el gobierno británico optó por declarar, nuevamente, una cuarentena indefinida pues hay un rebrote de la enfermedad.

La doctora Gupta, pensando en los peligros del diseño de políticas públicas basadas exclusivamente en escenarios catastróficos, presentó un modelo alternativo, el cual tiene como hipótesis que al momento en que se detectaron los primeros casos, la epidemia llevaba más de un mes en el país, al punto de que hasta el 68% de la población podría haber estado en contacto con el coronavirus cuando se dictó la cuarentena.

Por esa razón, Gupta pensaba que no podían registrarse muchas más muertes de las que se produjeron en las semanas siguientes. Tras una desaceleración sostenida en el ritmo de crecimiento, llegaron a 44.000 en julio, bastante lejos de las 500.000 proyectadas por el Imperial College, pese al mal manejo de la gestión de la pandemia por parte del gobierno.

Sin embargo, Gupta fue acusada subestimar los contagios y muertes, y ella admitió, aristotélicamente, que lo más probable es que la realidad se haya ubicado en algún punto intermedio entre ambos escenarios.  Su mirada multidimensional y a su especial atención en la situación de los sectores socioeconómicamente más vulnerables, piensa con una óptica diferente. ¿Podrían las cuarentenas estrictas ser una solución igualmente útil y aplicable en todos los países? ¿Tendrían algún sentido las comparaciones entre países con recursos, sistemas sanitarios y condiciones demográficas tan diversas? ¿Faltaría, acaso, una mirada que ponga el foco en otros aspectos del drama que atraviesa el mundo en relación al coronavirus, como por ejemplo, la cuestión estética? Algunas de estas preguntas son las que se plantea e intenta responder Gupta en una entrevista con Infobae, preguntas y respuestas que nosotros, en este Medio, hicimos anteriormente.

Hubo bajas, durante un tiempo, evidentemente, en la cantidad de muertes en UK; para la viróloga,  “hay dos explicaciones posibles de por qué disminuyeron las muertes. Una es que la cuarentena dio resultado. Bajó la tasa de contagio y, con el retraso apropiado, bajaron las muertes. La explicación en el otro extremo es que la epidemia ya había llegado y se había propagado en la mayor parte de los lugares. Entonces, ya había suficiente inmunidad en la población, junto con el hecho de que una fracción de la población es resistente al virus de manera innata”.

Para Gupta, es una combinación de fuerzas naturales, del proceso natural de la epidemia, que habría ocurrido antes de que se impusiera la cuarentena, de modo que esta no tendría absolutamente nada que ver. Esto, sin duda es un extremo parecido al del Imperial College. El Reino Unido se encamina a un aumento exponencial de  COVID-19, con 50.000 contagios diarios a mediados de octubre y 200 muertes o más por día, si no se toman medidas para contener la pandemia, alertaron los principales asesores del Gobierno de Boris Johnson.

Más de 45.000 personas han muerto en el Reino Unido desde el comienzo de la pandemia, pero los contagios están aumentando otra vez en todas las zonas del país, especialmente en el norte de Inglaterra, y se han contabilizado más de 3.000 nuevos casos diariamente.

La doctora Gupta dice “Obviamente, o muy probablemente, la realidad esté en el medio. Lo que yo creo es que en muchas de las áreas metropolitanas la epidemia ya había llegado y se había propagado hasta un punto razonable, de manera que cuando se levante la cuarentena no regresará. Lo que consiguió el cierre es detener la diseminación de la epidemia en áreas más rurales, fuera de las grandes metrópolis. Esa es la explicación más probable para mí. Lo que la validaría es que en el futuro veamos rebrotes en zonas no tan bien conectadas, en contraste con las áreas metropolitanas. Si vemos que no regresa a Londres, pero sí a Chipping Norton (localidad ubicada a 30 kilómetros de Oxford), por ejemplo, esa idea ganaría peso”.

A esta doctora se le fueron las ideas dentro de algunas contradicciones por ejemplo, cuando se compara con Noruega, Nueva Zelanda, y 13 países más que aún no han reportado ningún caso de coronavirus como Comores, Lesoto, Malawi, Micronesia, Corea del Norte, Samoa, Santo Tomé y Príncipe, Islas Salomón, Tayikistán, Tonga, Turkmenistán y Vanuatu, donde sí se establecieron cierres y no murió nadie. ¿Cómo explica la doctora Gupta estas diferencias?

Para mantener el virus fuera de la letalidad y el contagio, hay que considerar cómo lo ha hecho  Nueva Zelanda país que ha sido muy bueno en eso, y al parecer Noruega y Dinamarca también, han logrado el control de la pandemia. La  pregunta que se hace la doctora Gupta  es si eso es inteligente pues no es una estrategia sostenible. “No se puede permanecer desconectado del mundo por siempre”. Hay países como Chile que tiene 17 millones de habitantes en donde la pandemia ha ido dando paso a cierta estabilidad con una gran dicminución de contagios.

Otro caso es Alemania, país que tiene un 30% más de población que el Reino Unido registrando un cuarto de las muertes de UK. “En Alemania hay una combinación de dos cosas. Una es que ciertamente cerraron lo suficientemente temprano, así que no se propagó a muchas áreas del país. Eso se puede ver ahora que hay pequeños brotes aquí y allá. Otra cosa importante a tener en cuenta cuando se mira el número de muertes es cuán bien protegidos están los vulnerables”.

Se le pregunta ¿qué cree que pasó con los sistemas de salud en el Reino Unido y en el resto del mundo? ¿Estaban preparados para una crisis como esta? Sunetra Gupta, contesta sobre los costos de la cuarentena para los más vulnerables “Absolutamente no, es evidente. El sistema de salud británico ha sido sistemáticamente erosionado en los últimos 30 años. La capacidad cayó al punto de que funciona muy cerca del máximo cada año. No hay ningún sector inactivo en el sistema que pueda absorber una situación de este tipo y eso es parte del problema. Así que cuando la gente dice que el NHS (Servicio Nacional de Salud) está sobrepasado es importante recordar que una de las razones por las que eso está pasando es por lo que el NHS es hoy. No está equipado, no está a la altura de lo que debería ser en un país tan rico como el Reino Unido, que claramente no invierte lo suficiente en salud. Este evento lo expuso de gran manera”. Aquí tiene razón la doctora Gupta. Yo fui analista a finales de los 70’s en el SNHS y la Primer Ministro Margaret Tatcher trató infructuosamente de acabar con la salud pública la que se salvó en parte gracias a la oposición de los trabajadores de la salud.

Por otro lado Alemania tiene un sistema muy sofisticado para asegurarse de que la fracción vulnerable de la población reciba el asesoramiento correcto y decidir qué hacer en caso de una epidemia. Esto mismo sucedió en Chile.

La existencia de este tipo de crisis significa que tenemos que trabajar con los peores escenarios. Hay que recordar la pandemia de la TBC que dejó más de 50 millones de muertos; la viruela que solo desapareció a fines de los cincuenta, la fiebre porcina, el AIDS (Sida), etcétera, y muchas otras que aún están latentes en la población mundial pero que han sido controladas por los gobiernos gracias a la prevención, vacunas y tratamientos ad-hoc.

El riesgo de estas pandemias es que los gobiernos tomen decisiones erradas. Es posible que la doctora Gupta no esté equivocada en sus previsiones pero, debemos considerar que estamos ante una nueva enfermedad, una pandemia en que el virus del COVID-19 está mutando diariamente y haciéndose más fuerte en algunos casos y más débil en otros. Lo novedoso de todo esto es que no hay historia al respecto.

La verdad es que la vida el COVID-19 no solo dependerá de una vacuna más u otra vacuna menos; dependerá de varios factores por ejemplo, el comportamiento de los seres humanos respecto a la exposición de los contagios; dependerá de las autoridades y sus gestiones en el plano de la salud pública; dependerá de los empresarios que deben encontrar formas de no paralizar a sus empresas de fabricación y/o servicios para no crear más caos económico; dependerá de los líderes naturales de la población, etcétera.

Muchos científicos no solamente británicos, han dicho que la doctora Gupta es una gran novelista; ¿qué piensa usted estimado lector?

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page