CrónicasEn voz altaFeaturedSociedad

Sopla un aire de libertad… en medio del virus

El desconfinamiento anhelado

Una gran parte de Marruecos está, por fin, respirando plenamente el aire libre, sin sentimiento de culpabilidad por haber saltado alguna orden legislativa ni miedo a que la pillen dando vueltas por la calle, sin razón convincente.

Es cierto que la única voz que resuena este día es la de la libertad. La libertad de una población que se ha visto obligada a encerrarse, súbitamente un día primaveral lindo, a causa de una epidemia que se extendió como un reguero de pólvora, sembrando miedos inmarcesibles y claustrofobias, afectando a miles de personas y quitándole cruelmente la vida a decenas de personas en nuestro país.

No obstante, gracias a una serie de medidas preventivas y una firmeza notable en su ejecución, el Reino pudo yugular la epidemia y evitar lo peor. Una política que no solo fue objeto de reseñas e informes de muchos periódicos a nivel internacional, sino también que hizo que Marruecos se convirtiera en un ejemplo solido de lucha perpetúa y real contra el virus planetario.

Una lucha que todavía no hemos llevado a cabo, dada la situación epidemiológica actual de nuestro país, pero que se encuentra bajo control, pese al rebrote que puede conocer alguna que otra región del país.

Como resultado al control de la situación, el ejecutivo puso en marcha, desde hace algunas semanas, un plan de desconfinamiento con miras a relajar las medidas implementadas por el mismo y preparar progresivamente una vuelta a la normalidad. Dependiendo de la región, del grado de contaminación y de los casos de afectados, el plan divisó Marruecos en dos zonas (zona 1 y zona 2).

La citada calificación es la que ha permitido que hoy, muchas urbes del Reino recuperen su libertad, como es el caso de Casablanca y Rabat, que los comercios vuelvan a abrir de nuevo (siempre y cuando respeten las medidas preventivas puestas en marcha por el ejecutivo) y que los ciudadanos circulen a su antojo, sin necesidad de llevar consigo ningún tipo de autorización.

Si hemos llegado hasta aquí es porque muchos de nosotros han actuado con disciplina, a lo largo de tres meses de confinamiento, respetando la distanciación social y el uso de mascarilla, entre otras medidas. Sin embargo, el virus todavía está rodando por aquí y es probable que permanezca por más tiempo. Eso quiere decir que todos hemos de seguir siendo ejemplares, con el fin de evitar otras tragedias que podrían de nuevo quitarnos la libertad, o peor… la vida.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer