Actividad realFeatured

Su Majestad el Rey recibe al wali de Bank Al-Maghrib

Audiencia real

Tetuán – Map

Su Majestad el Rey Mohammed VI recibió, hoy lunes en el Palacio Real de Tetuán, a Abdellatif Jouahri, wali del Bank Al-Maghrib, quien presentó al Soberano el informe anual del Banco Central sobre la situación económica, monetaria y financiera de 2018.

En una alocución ante Su Majestad el Rey, Jouahri indicó que en un entorno internacional incierto, la economía nacional creció un 3%, impactada en particular por la lenta recuperación de los sectores no agrícolas, subrayando, sin embargo, que la tasa de desempleo descendió a 9,8%, al tiempo que sigue alta entre los jóvenes, especialmente los que viven en el medio urbano.

En cuanto a los equilibrios macroeconómicos, precisó que la consolidación presupuestaria experimentó una cierta desaceleración, con un aumento del déficit hasta el 3,7% del PIB. Al mismo tiempo, el déficit por cuenta corriente se agravó hasta el 5,5% del PIB, a pesar de la continuación de un buen rendimiento notable de las exportaciones, añadió Jouahri.

Además, los flujos de inversiones directas extranjeras alcanzaron los 47,4 mil millones de dírhams y las reservas internacionales netas se situaron en un nivel equivalente a poco más de cinco meses de importaciones de bienes y servicios, prosiguió el gobernador de Bank Al-Maghrib, señalando que, en este contexto, la inflación se aceleró hasta el 1,9%, impulsada en gran medida por el encarecimiento de los productos alimenticios con precios volátiles.

En vista de estas evoluciones, dijo Jouahri, Bank Al-Maghrib mantuvo la orientación acomodaticia de su política monetaria, lo que se tradujo en una reducción de los tipos deudores que benefició especialmente a las empresas.

El Banco Central también continuó el refuerzo del marco reglamentario del sector bancario, acompañando al mismo tiempo este último para asegurar su conformidad con las normas internacionales, en particular las relativas a la lucha contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo, y para garantizar una financiación adecuada de la economía, dijo.

Por otra parte, Jouahri señaló que Bank Al-Maghrib y el Ministerio de Economía y Finanzas terminaron, en el marco de una gestión participativa, la elaboración de la Estrategia Nacional para la Inclusión Financiera, cuyo objetivo es reducir el déficit y las desigualdades en este ámbito. El año también fue marcado por el lanzamiento de la flexibilización gradual del régimen cambiario, cuyo principal objetivo es fortalecer la resiliencia de la economía nacional frente a los choques externos y apoyar su competitividad. El primer año de implementación de esta reforma, precisó Jouahri, se desarrolló en buenas condiciones.

El gobernador de Bank Al-Maghrib señaló que estas evoluciones en 2018 indican que el desempeño de la economía nacional sigue siendo insuficiente para responder a las crecientes expectativas sociales. Para ello, la vuelta de Marruecos a una senda de mayor crecimiento, como el registrado en la primera década de este siglo, requiere la continuación de las reformas, pero con mayores exigencias en términos de eficiencia y rendimiento y una mejor consideración de los cambios en el entorno internacional, estimó Jouahri.

Así, ante los desafíos que afronta el tejido productivo nacional, que sufre vulnerabilidades estructurales y debilitado por la competencia del sector informal, Jouahri llamó a incluir, entre las prioridades de la política pública, la creación de un entorno propicio para el desarrollo de la empresa marroquí y el fortalecimiento de su competitividad.

Para ello, es imperativo, según Jouahri, acelerar la aplicación de la reforma del sistema de educación y formación, que se vio afectado por los cálculos políticos, en un momento en que las necesidades del mercado laboral son cada vez más elevadas, especialmente en relación con las implicaciones de la revolución digital.

Por lo que se refiere a las finanzas públicas, el wali de Bank Al-Maghrib indicó que la ralentización temporal de la consolidación presupuestaria puede parecer, a algunos, una opción adecuada en un contexto marcado por la desaceleración del crecimiento y las necesidades sociales apremiantes. Sin embargo, precisó, esto no debe ocultar el alto nivel de la deuda pública, que exige una mayor vigilancia.

Por otra parte, Jouahri añadió que la revisión en curso de la política social, centrada en la selección de las familias objetivo, parece ser un enfoque prometedor, cuya finalización oportuna requiere una movilización continua, lo que también facilitaría la reforma de la compensación y daría lugar a un margen de maniobra para la inversión económica y social.

También recordó, en este sentido, que es urgente completar el proyecto de reforma de las pensiones para garantizar la sostenibilidad de todos los regímenes.

El wali de Bank Al-Maghrib subrayó que, a pesar de estos retos, Marruecos sigue gozando, bajo la dirección ilustrada de Su Majestad el Rey, de un estatuto privilegiado a niveles regional e internacional.

Para preservar esta situación y desarrollarla en beneficio del crecimiento y del empleo, es necesario un verdadero impulso de todas las fuerzas vivas del país. Éstas están llamadas a superar las consideraciones personales y partidistas estrechas y a movilizarse al servicio de los intereses del país y de sus ciudadanos, concluyó Jouahri.

Con esta ocasión, el wali de Bank Al-Maghrib presentó a SM el Rey Mohammed VI el informe anual del Banco Central sobre la situación económica, monetaria y financiera de 2018.

Show More

Related Articles

Close
Close