Temas de Ramadan (De Libro de Signos Fundación (LSF) Aclarando conceptos sobre el Islam II Islam y Derechos humanos

0

 

Los derechos humanos se basan en el Islam en dos principios: la igualdad entre toda la gente y la libertad de todos. La igualdad por su parte se fundamenta en dos bases que son: la unicidad del origen humano y la honra con que Dios distinguió al ser humano.

Todos los humanos se agrupan en una gran familia, bajo el principio de la hermandad humana en la que no cabe ninguna distinción de clases ni de razas: El clasismo y el racismo, han sido más incisivos en Occidente. Las diferencias que hay entre las gentes deben ser un factor de conocimiento, integración y cooperación y no de discordia y enfrentamiento, según dice el Corán en el capitulo 49, versículo 13.
En cuanto a la honra del ser humano, se sabe que está confirmada en el Corán (capitulo 17 versículo 70). Esta honra hizo del ser humano, un representante de Dios en la Tierra, ante el cual se postraron los ángeles. Dios hizo de él también un dueño de este mundo, a quien fue sometido todo lo que hay en la Tierra. Esto hizo que el ser humano tuviera un carácter de sublimidad sobre todas las especies y una inmunidad y protección que abarca a todos los seres humanos sin ninguna distinción entre un rico y un pobre, un gobernante y un vasallo, un árabe o un no árabe; que todos ante Dios son iguales.
El segundo principio de los derechos humanos es la libertad, debido a la cual Dios hizo que el ser humano sea responsable de poblar la Tierra y como es sabido, no hay responsabilidad, sin libertad. Dios concedió la libertad al hombre hasta en la cuestión de creer o dejar de creer (Corán, Sura 18, versículo 29), una libertad que abarca los aspectos religioso, político, cultural y civil.
El sistema de gobernar en el Islam se basa en la justicia y la consulta. Dios ordena a las gentes en el Corán que apliquen la justicia. Dice en la Sura 16, versículo 90: “Dios ordena la justicia y la benevolencia” y en la Sura 4, versículo 58 dice: “Cuando juzgáis entre las gentes, que lo hagáis con justicia”. En muchos versículos, se mantiene este principio. Respecto a la consulta, es una base principal y obligatoria. El mismo Profeta consultó a sus compañeros y seguía la opinión de la mayoría aunque era diferente de la suya.
(Continuara)