Antes de olvidarFeatured

Tensión en el Golfo: SE el metepatas

La "grandeza" de ser presidente de Estados Unidos

 

La historia no nos indica otro presidente que no acierta ni una como Donald Trump.

Pero aun: todo lo que emprende le sale inverso. Para él el mundo se reduce a su yerno Jared Kushner y los suyos (Israel y sus dirigentes). De tal modo que con sus múltiples y variados patinazos ha creado, exactamente lo contrario de lo que buscaba y lo que le aconsejaron sus gladiadores: John Bolton, Mike Pompio y Jared Kushner, un Oriente Medio en el que Irán se alza como súper potencia, admirada por la nación árabe que multiplica y potencia su rechazo a Israel y a sus nuevos aliados “árabes”.

Oriente Medio y el resto del mundo: ¿Cuánto ha dilapidado Estados Unidos en su empresa para desestabilizar a Venezuela, ¿Cuba, Bolivia, Rusia, ¿China, Irán, Siria, ¿Yemen …?

Comenzada su cruzada personal (y la de su yerno y sus gladiadores) a comienzos de su mandato lo va a terminar sin el menor éxito en sus empresas y con alucinaciones de derribos de aviones inexistentes.

Y la verdad (a Dios lo que es de Dios y a Cesar lo que le pertenece) al hombre le ocurren sobresaltos de lucidez, apagados inmediatamente por su yerno y por su escandalosa inexperiencia.

Quizás su único “mérito” es que, después de desaparecer la guerra frica, ha logrado hacer de la paz, una paz caliente.

Donald Trump pasará a la historia (de EE. UU) como el presidente mete patas.

Show More

Related Articles

Close
Close