CrónicasEn voz altaFeatured

Tetuán no es como otras ciudades Escrito por Ayman Al-Zubair Al-Wassini

Tetuàn

 

 

   Si el contentamiento tiene rasgos y cuerpo, entonces es Tetuán, la ciudad que nos dio, la generación de los ochenta, una formación académica respetable y acrecentó nuestro amor por un país que acoge en la paloma blanca las más altas formas de civilización y la grandeza de fertilización cruzada cultural.

   Tetuán no es como otras ciudades marroquíes, ya que sus ritmos lentos no se vieron afectados por los cambios impuestos por los talleres económicos abiertos en el norte del país. Tetuán es una ciudad para la contemplación y para levantar la cabeza para disfrutar de la magnífica arquitectura andaluza y caminar despacio desde la « Plaza Primo » al calor de la ciudad antigua para descubrir la adherencia de los tetuaníes a sus profesiones y costumbres.

   En cuanto a la paz social, sigue estando en la ciudad de Sidi Ali Al-Mandri, pura, recompensando al profesor, al médico, a los educados, y rechazando a los nuevos oportunistas, por muy altas que sean sus cuentas bancarias y sus acciones inmobiliarias.

   Sin embargo, Tetuán, aunque preservó sus valores y activos, no obtuvo su parte de las inversiones que favorecen a la ciudad de Tánger por razones geográficas. En el sistema regional real, era realista entregar todas las llaves de las administraciones regionales a nuestro vecino, para crear una dinámica económica que abordara sus problemas estructurales. Mientras nos preparamos para el tsunami de las repercusiones de Coronavirus, parece aterrador descubrir que el ingreso per cápita promedio en Tetuán no supera los 270 dólares mensuales y que este magro número puede haber disminuido en el último año.

   Escribo estos garabatos tras las protestas de la ciudad de Fnideq, ubicada en la región de Tetuán, y cuya población no supera las 34 mil personas, es decir, una cuarta parte de la población del barrio de Mesnana en Tánger, y este es el número cuyas  condiciones podrían haberse facilitado moviendo dos fábricas de los cientos de fábricas en nuestra región.

  Puede ser injusto pasar por alto los cientos de millones que se han invertido en varios sectores de la región, pero lo macroeconómico tiene sus pasos y su momento, y la gente tiene su honor y sus necesidades.

 

Traducción: Mokhtar Gharbi

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page