Antes de olvidarCrónicasFeatured

  Tiempo del coronavirus -VII- Diario de un auto confinado

De la vida cotidiana

Hasta ayer, a pocos minutos de las 22H00 el balance nacional era/es (así lo espero) de 170 casos confirmados, 6 recuperaciones, 5 muertes y 685 casos excluidos después de pruebas negativas.

A lo largo del día, con mi esposa y mis 3 hijas salmodiábamos las plegarias para que no hayan más.

En sus respectivas navegaciones mis hijas me informan de la situación en el mundo. Cada información es un alivio para nosotros y votos para que mejore.

Debido a lo cual, el estado de emergencia sanitaria parece más respetado que ayer y a todas luces menos que mañana… Cuestión de adaptación y readaptación. ¡Si no hay alternativa…!

Mi hija menor me dio cuenta de 50 arrestos por desinformación y calumnias y 224 por el irrespeto del confinamiento. Si los segundos pueden ser valorados como “normales”, los peineros, dadas las inquietantes circunstancias son excesivos y hasta anormales.

Anoche me llamó una periodista española de Martil. Me preguntaba si debía denunciar al dueño de una cafetería, presuntamente infectado y que no quiere acudir a un hospital.

La verdad es que no sé si existe aún alguna cafetería del país abierta. En todo caso le dije que si no lo hace y sucede lo peor será cómplice.

Otra española, asimismo, periodista, me llamó hacia las 23 horas (yo duermo muy temprano porque me despierto siempre a las 5 de la madrugada cuando me gusta trabajar y rezar el ‘Fajr’) para “tranquilizarse sobre mí y mi familia”.

No conozco a ambas, pero agradezco los dos gestos.

Por lo demás, entramos en lo que calificaría de síndrome de rutina adquirida.

Mi hija menor trabaja en video-conferencia, la notaria acata la decisión de la orden de notarios que ha exigido cierre de 20 días renovables y la óptica, al término de la semana, impuesta por su sindicato, estima que, difícilmente los clientes se arriesgarían para lentes o espejuelos. Tiene razón.

En cuanto a mí y a mi esposa el coronavirus nos ha permitido estar más tiempo con nuestras hijas que, habitualmente no vemos hasta las 22H00.

Continuara

Show More

Related Articles

Close
Close