CrónicasFeaturedFin de Trayecto

Tiempo del coronavirus: XXV- Diario de un auto confinado

Entre la esperanza la duda

 

Domingo 5/4: Esperando los balances de las 8 de la mañana, las 13 horas y las 18 horas. Hoy hemos superado los 1000 casos. Desde las 18H00  se ha acumulado 31 nuevos casos. En su Breifing de las 18 horas (ayer) el director de epidemiología y lucha contra enfermedades del Ministerio de Sanidad, Mohamed El Youbi, culpó del aumento en la cantidad de contaminaciones por coronavirus por la transmisión del virus en hogares familiares.

« La transmisión del virus en focos epidémicos dentro de las familias, dijo el responsable de Sanidad con un tono medio triste medio irritado, es atribuible al hecho de que las personas continúan abandonando sus hogares, pero también a las personas que estaban en incubación en el momento de la entrada en vigor de la contención ».

En nuestras deliberaciones, los cinco miembros de la familia llegamos, punto más, coma menos a la siguiente evidencia: Muchas reflexiones y una certeza: si queremos salir del lúgubre túnel no hay más que una solución: respetar con infinitamente más rigor las medidas de higiene y de seguridad y, de paso, ser consciente de que contaminarse es mpoder contaminar a los demos.

Para Rime, las inflexiones se deben esencialmente a la inconciencia de algunos”. Cierto. Los videos recibidos hoy muestras un inhabitual uso de fuerza contra los irrespetuosos de las medidas higiénicas en Casablanca y en otras ciudades del país. La residencia donde vivimos ahora parece un desierto. Silencio absoluto y… puertas herméticamente cerradas. A nuestro vecino con que tratamos durante todo el mundo, no los hemos visto desde la instauración del estado de urgencia médica. “Buen comportamiento” lo califica Jihane para la cual “es estimulante”. Esto se debe generalizar”, enfatiza Inés, consciente de que debe existir otros focos” respetuosos de las medidas adoptadas.

Nosotros, por nuestra parte, además del escrupuloso respeto de la urgencia médica, instauramos una serie de medidas suplementarias (casi exageradas) de higiene y de profilaxis (desinfecto, esterilización…). “Hacemos lo que debemos, el resto es de Dios” se excusa Jannet (mi esposa) y tiene razón.

Paradoja del día: al constatar que las niñas se inquietan de manera exagerada sobre su madre y yo, los dos tuvimos que organizar una “sesión” a la que damos un carácter espontáneo, para decirles a las tres que nos encontramos en excelente estado de salud y que hacemos lo que debemos y que…

¿Las hemos convencido? Mucho lo dudo…

Continuara

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page