Cronica desde TindufFeatured

Tindouf: Edad de piedra…

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

En los campamentos con tantas y tan variadas derrotas y fracasos y las perspectivas que se ensombrecen, se esperaban disensiones, divergencias y hasta portazos y manotazos y.. asi fue, así está sucediendo
Ibrahim Ghali y sus 4º ladrones no conocen, desde hace días, descanso, tratando de reconciliar a los que han amenazado de abandonar las milicias. ¡Suspense! Desde San Sebastián Baricalah y su “Iniciativa saharaui por el cambio no dice esta boca es mía”. ¿Qué estará esperando? Las respuestas son diversas. En los campamentos hasta los que solo han pedido cuentas de los fracasos en América Latina (donde justamente Naricalah era dueño y señor) y en Europa han probado en sus propios huesos y carne lo que representa “creer ingenuamente” en el derecho a discrepar en Tindoiuf. Muchos de los que alzaron su voz por el dialogo han desaparecido, pero otros han aparecido y asi… Las miradas convergen hacia Marruecos ¡Basta!
La gente quiere vivir. La gente está harta de existir eternamente en el futuro y en un mundo virtual en el que se tiembla de miedo al pensar en que la gente vaya a descubrir el estilo de vida decente en el sahara marroquí y el elevadísimo gr(‘ado de desarrollo de sus ciudades y aldeas y sobre todo del resplandeciente futuro con la UE y eocn el mundo que les espera.
Tindouf edad de piedra…

 
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page