Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Tinduf/Hambruna: Lo que cuestan las calumnias contra Marruecos y a lo que puedan conducir

La cuerda de la mentira...

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

En vísperas del pintoresco “Congreso” del Polisario, las espadas están bien altas.

¿Jalil Mohamed Abdelaziz o Mustafa Sidi Bachir? El primero revindica “presidencia” por ser el hijo del difunto presidente vitalicio. El segundo, más “experimentado” en las maniobras y, sobre todo, en las diatribas, se pregunta sin decirlo cuánto ha costado el insensato video de Paris del Rey Mohamed VI y cuanto ha costado su publicación en algunos medios informativos en España.

Cuestión de carrera “electoral” que está costando a la pobre población del Guantánamo argelino de Tinduf, la hambruna y hasta la muerte.

¿Cuánto ha cobrado el hijo del difunto presidente vitalicio para poder colgar su video en el que “acompañantes” e “íntimos amigos” del soberano marroquí, estaban en Londres en espera de trasladarse a Estados Unidos?

Luego… la carrera contra reloj para silenciar a los que se disponían a denunciar la impostura… al precio de la tragedia de los “intestinos vacíos”.

La ONU advierte. Los amantes de la paz y de la justicia lamentan y el “Presidente” y sus 40 malversadores siguen robando impunemente el 90% de la ayuda humanitaria internacional.

En este obscuro contexto, consciente de que esta ridícula campaña de Marruecos, como todas las bajezas, iba a desembocar en un desastre entre sus autores, Marruecos ha optado/opta por el arma de la indiferencia. El tiempo, el corto tiempo le ha dado razón. Los “fondos” se agotan y la población denuncia una hambruna sistemática y estructural.

¿Y Argelia? ¿Y Cuba, Venezuela o África del Sur? Los apoyos y “alianzas tienen límites… nunca a expensas de la imagen y de la credibilidad propia. Y es (que los propios lo descubran), lo que, junto a otros aspectos, mantiene temblando a la cúpula polisarista y a su mentor argelino.

 

 

 

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page