CrónicasFeaturedFin de Trayecto

Tocando las Teclas de la Creatividad: La Divertida Apuesta de Mozart contra Haydn

Sonríe, por favor

Wolfgang Amadeus Mozart
Joseph Hayden

En cierta oportunidad Mozart apostó a Hayden una buena suma de dinero a que compondría una pieza musical que el “padre de la sinfonía” no podría interpretar. Aceptada la apuesta, rápidamente escribió Mozart unas notas y las entregó a Hayden, quien se sentó al piano y arrancó con entusiasmo, aunque poco después se detuvo, diciendo: “Mis dos manos están en los extremos del teclado, ¿cómo voy a poder tocar esta tecla que está en el medio? Divertidísimo se sentó Mozart al piano y, mientras tocaba con sus dos manos las teclas de los extremos, con la nariz tocaba la del centro. Con lo que ganó la apuesta.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page