América LatinaCrónicasFeatured

UN MARROQUÍ A LA CABEZA DE LAS VACUNAS ANTI COVID-19 Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. –Docente – Chile

Un marroqui


 

El nuevo presidente de Estados Unidos (EE.UU.) Joe Biden, cambió el nombre del programa de Trump para atacar el COVID-19 llamado Operation Warp Speed (OWS) con el fin de desarrollar vacunas. Algunos científicos reaccionaron a esto y lisa y llanamente le llamaron “política”. Moncef Slaoui renunció el 12 de febrero de 2021 a Warp Speed, pero el nievo gobierno lo llamó nuevamente a integrar el equipo que lucha contra la pandemia.

Pero mucho antes de que surgiera el COVID-19, Moncef Slaoui, marroquí, director de la OWS, confesó que se sintió frustrado de que la industria de las vacunas tuviera una respuesta ad hoc tan azarosa a las enfermedades infecciosas emergentes. Hace 6 años, Slaoui comenzó a trabajar en GSK para crear una división sin fines de lucro que llamaron Organización de Biopreparación (BPO) para fabricar únicamente vacunas para prevenir pandemias.

Después de que los  brotes de ébola y zika en 2016, se volvieran públicamente alarmantes explicó por qué el proyecto BPO era tan necesario. “Desafortunadamente, uno de estos días, uno de estos agentes será global y muy letal. Va a ser catastrófico”. “Por lo tanto, debemos tener un compromiso y una solución a más largo plazo que los gobiernos y una institución a largo plazo deben impulsar y financiar”.

BPO compró una planta de fabricación de medicamentos quebrada en Rockville, Maryland, pero quería ayuda financiera para lanzarla. El gobierno de EE. UU., que ha invertido más de $ 11 mil millones en  vacunas Warp Speed, no estaba interesado. GSK ayudó a formar la Coalition for Epidemic Preparedness Innovations en 2017, empresa sin fines de lucro para financiar el desarrollo de vacunas. Sin embargo, en última instancia, tampoco quiso financiar la BPO, y la idea murió. La planta ahora se llama Centro Slaoui de Investigación de Vacunas de GSK.

Slaoui está sumamente orgulloso de sus logros en Warp Speeed y no está de acuerdo con las críticas de Biden sobre la lentitud en el manejo de las vacunas. Está profundamente orgulloso de lo que él y el equipo de Warp Speed ​​lograron, Sin embargo, él comparte la consternación de que ha habido problemas importantes para administrar las dosis de vacuna que Warp Speed ​​ha enviado a los estados; el estado de Nueva York, por ejemplo se ha quejado de las muy pocas dosis que tiene disponible para sus ciudadanos, las que según el no superaban las tres mil dosis el día 27 de enero 2021.

Estos problemas lo ponen “triste” y “reflexivo” sobre qué más podría haber hecho. Pero dice que la mayoría de los problemas provienen de los sistemas de salud pública locales abrumados, problemas fuera del ámbito de Warp Speed. “Cientos de personas trabajaron 20 horas al día durante los últimos 8 meses”. « No puedo esperar para celebrar con todas las personas que trabajaron juntas, en algún lugar donde tengamos una gran cena y nos tomemos el tiempo para decir, “gran trabajo para todos”.

« Siento una alegría, estoy seguro de que todas las personas que han sido vacunadas han sentido una forma de liberación », dijo Slaoui a la revista Sciencie después de haberse vacunado con la vacuna de Moderna.

Para Slauoi el problema es siempre el mismo, el cual es “que no hay instalaciones de fabricación inactivas, esperando ser utilizadas. Incluso si tuviéramos una, tendríamos problemas porque tendríamos que dejar de fabricar otras vacunas, que son esenciales para salvar la vida de las personas”.  « ¿Por qué no tomamos una instalación dedicada y hacemos que trabajen en el descubrimiento de vacunas contra agentes potenciales conocidos de brotes, una tras otra? » “Se volverían increíblemente hábiles y entrenados para ir rápido y descubrir vacunas”. “Para las vacunas COVID-19, el mayor desafío en el que hemos tenido que trabajar más duro ha sido la fabricación”.

Slaoui y David Kessler  el nuevo director científico de Biden discutieron las políticas  para la respuesta a la COVID-19 pandemia que cuesta hasta ahora US. $ 23 mil millones al día a la economía de los Estados Unidos. “Invertir entre $ 300 millones y $ 500 millones al año en una instalación de este tipo es una tontería y salvaría innumerables vidas”, dice Saloui. “Debemos fijarnos un objetivo ambicioso e intentar que esto suceda ahora, capitalizando todo lo que hemos aprendido. Claramente, podemos desarrollar vacunas en 8, 9 meses contra un patógeno desconocido. Eso es simplemente asombroso”.

Referente a Trump Slaoui dice estar completamente en desacuerdo con los valores que proyecta, como persona, en términos de respeto, en términos de capacidad de escuchar, aceptar la diversidad. Piensa que muchas de las decisiones políticas que terminaron politizando esta pandemia fueron incorrectas, particularmente en lo que respecta al uso de la máscara; pero cree que Warp Speed ​​fue absolutamente visionario al unir la ciencia, el gobierno, el ejército y el sector privado y “simplemente darnos un empoderamiento total. Eso era lo correcto que hacer”.

Slaoui dice que “no se debe, no politizar esto. Trabajé muy duro para mantenerme al margen de cualquier política, porque estaba convencido de que lo descarrilaría. Incluso ahora creo que podría descarrilarlo cuando vea los titulares. Me entristece un poco”. “¿Cómo es posible que haya descubierto dos vacunas, las haya desarrollado hasta su aprobación, fabricación y distribución con una precisión del 99,9% en 14 millones de dosis en 14.000 sitios y esté etiquetado como no hay plan? Tuvimos que hacer todo desde cero”. La mejor  lección para los políticos en salud pública es: nunca politizar. Simplemente hay que dejar que  la gente haga el trabajo, “y si hay cosas que están mal, arreglémoslas en lugar de hacer una historia completa porque asusta a la gente”.

De hecho, la inmunización contra el Covid-19 en EE.UU. definitivamente no está funcionando como se esperaba. Por lo tanto, el sistema norteamericano está fallando. En general, se está fracasando, porque el objetivo es inmunizar. La administración Trump desde el comienzo de la respuesta a la pandemia dijo: « Ayudaremos, pero esto depende de los estados y las jurisdicciones locales ». La administración de Biden entra y dice: « No, el gobierno federal puede coordinar esto ». Al respecto Slaoui  dice: “Francamente, me han atrapado en medio de eso. Pero si soy un funcionario estatal o local que está decidiendo cuántas dosis necesito, al menos debería decir: Hola, no tengo los recursos para vacunar. Nunca nos han dicho eso”.

Sin embargo, Trump  dijo que para enero habría 300 millones de dosis. No dijo de manera transparente cuántas dosis se recibirán semana tras semana; no hubo un panel que todos puedan ver. Por tanto, existía confusión sobre cuántas dosis estaban realmente disponibles. Es importante  comprender realmente cómo se puede resolver el problema. Al respecto Slaoui dice: « Si hay un problema, por favor, venga y ayúdenos con una propuesta específica y pongámonos juntos y resolvamos el problema ». “Hice vacunas durante mucho tiempo. La fabricación es muy difícil y muy compleja”.

Para aumentar la producción de vacunas Slaoui plantea que el gobierno debería tener una licencia de estas tecnologías para agentes pandémicos exclusivamente, no para uso comercial. La idea de Slaoui es muy especial y particular pues él, siendo considerado en estos momentos como el hombre con más experiencia en el mundo de las vacunas, tiene toda la razón y su idea para EE.UU debería considerarse para todas las naciones, en especial en las del Tercer Mundo; es decir, ellas debería no solo investigar y fabricar sus propias vacunas sino además, distribuirlas.

E-mail: [email protected]

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page