CrónicasEn voz altaFeaturedMarruecos

Un periódico marroquí denuncia el « doble rasero » de « Le Monde » en materia de libertad de expresión

Denuncia

Rabat -Map

El periódico electrónico marroquí « barlamane.com » ha denunciado, con pruebas, el doble rasero adoptado por el periódico « Le Monde » al tratar las cuestiones relacionadas con la libertad de expresión en Marruecos.

« Le Monde » tomó partido por la causa de Omar Radi y Souleymane Raissouni, dos periodistas procesados en casos sexuales, sin molestarse en contactar con las presuntas víctimas para conocer su versión, escribe « barlamane.com » en un artículo bajo el título « ¿Por qué hay que boicotear al diario francés Le Monde? ».

Sin embargo, el diario francés se puso instintivamente del lado de las presuntas víctimas en el caso del periodista Patrick Poivre d’Arvor, señala.

Para ilustrar esta política de « doble rasero » del diario « Le Monde », el periódico marroquí mencionó varios otros casos en Francia, como los del periodista de « Canal+ » Pierre Ménès, del politólogo Olivier Duhamel o Tarek Ramadan, todos ellos linchados y denunciados por la prensa francesa, encabezada por « Le Monde », que se puso del lado de las víctimas.

« ¿Valen más las víctimas francesas que las marroquíes? », se pregunta « barlamane.com », para quien « la mujer marroquí vale tanto como la francesa, maliense, guatemalteca, etc. Al menos eso es lo que afirman el Estado y los defensores franceses de los derechos humanos y de la causa de la mujer.

El diario electrónico se pregunta, en este contexto, si « se trata simplemente de un ajuste de cuentas político dictado desde arriba », precisando que « Le Monde », que acaba de escribir dos artículos sobre la « regresión » de la libertad de expresión en Marruecos, sin que el autor haya pisado nunca el país, es criticado por sus lectores incluso en Francia.

« barlamane.com » cita, a este respecto, a un lector parisino que se indignó por la forma en que el diario francés trató el caso de Patrick Poivre d’Arvor, así como el grito del corazón de Hafsa Boutahar, presunta víctima de Omar Radi.

Al dejar de lado a las presuntas víctimas de Raissouni y Radi, así como a las numerosas víctimas de Taoufik Bouachrine, « Le Monde » reconoce así su parcialidad y su diferente tratamiento de este tipo de casos cuando se trata de Marruecos.

Esta parcialidad también es evidente en el tratamiento de la entrevista que el autor de los artículos mantuvo con Maati Monjib, opositor ciertamente, pero sin embargo procesado por evasión fiscal, malversación y blanqueo de dinero procedente del extranjero a favor de un centro de investigación que dirige.

El autor no consideró oportuno preguntar a la otra parte, en este caso las autoridades marroquíes, para mostrar neutralidad, como exige la deontología de la profesión. Ni siquiera le hizo una pregunta a Monjib sobre las causas del proceso judicial », agrega « barlamane.com ».

Esconderse detrás de la libertad de expresión y de opinión para denigrar a Marruecos ya no es un argumento que resista la realidad, escribe el periódico electrónico marroquí, precisando que « Le Monde », que divulga estas acusaciones y otras más, está en venta libre en Marruecos. La AFP y el canal France 24, que no pierden ninguna oportunidad de hacer guerra sin cuartel al Reino y sus instituciones, operan libremente en todo el territorio marroquí.

« Entonces, ¿dónde está el obstáculo a la libertad de prensa? ¿Dónde está el endurecimiento? », se preguntó, señalando que en Marruecos las ventas del diario Le Monde disminuyen cada año. Además, el diario francés ya no tiene corresponsal en Marruecos.

« A los medios de comunicación franceses, que cazan como una manada en cuanto se trata del Reino de Marruecos y a los que los activan y que no dudan en manipular a los marroquíes que viven en el extranjero contra su país, Rabat ya ha demostrado que el chantaje ya no vale y que la negociación debe obedecer a las reglas estrictas y claras de la diplomacia », concluyó.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page