América LatinaCrónicasCulturaFeatured

“UNA LUNA COMPARTIDA” Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón (Argentina)

Tribuna infomarruecos.ma

Hoy el cielo de mi nido y la terraza del Norte Argentino, – Tafí del valle – ,se encuentra engalanada por una superluna que ilumina la noche tapizada de estrellas con un brillo inusitado casi mágico que me invita a recordar una amistad de siempre en mi corazón a pesar de no conocerla personalmente. Una amistad virtual, perpetua y permanente que se enriquece con el tiempo. Gladys Elda Semillán Villanueva, gran escritora y pintora argentina. Mi musa encantadora con la que compartimos escritos, viajes, vuelos y aventuras hacia  un mundo lejano, distinto  y maravilloso y la esparcimos agradecidos  hacia nuestros lectores. En alguna oportunidad, hace tiempo mi gran amigo Francisco Benard, abogado, periodista, poeta y escritor me enviaba una semblanza de mi gran amiga sobre el amor mostrándome otra luna de mi Valle Calchaquí…Ella decía…Salía de Tafí hacia Los Quilmes, y de la radio del coche se elevaba como un regalo ese…“…Ay…lunita tucumana, tamborcito calchaquí compañera de los gauchos en las sendas del Tafí »…Entonces me vi en las ruinas al anochecer en el patio del hotel y por sola compañía un joven camélido al que le gustaban los caramelos. Al poco rato como emergiendo del pasado, Ella, llena, soberana…y sí… sonriéndome. Por su sonrisa me di cuenta mucho después de ese amor hacia estos extraños seres que somos los hombres, buscadores de verdades que pocas veces encontramos. Queremos saberlo todo pero « poquito » no más nos dejan, no sea cosa que se engolosine la soberbia. Cuando fue puesta en el precioso nimbo de terciopelo Ella ya sabía todo lo que sucedería…esperaba…paciente…y no se ha retobado. Allí sigue, noche tras noche…mirando. Solo el hombre hace de las suyas y quita posibilidades a que otros la disfruten como yo la disfruté en ese patio, en ese hotel tan sencillo pero cargado de magia de los antepasados…suyos y míos. Donde descubrí que esa Amiga de todos es la representante de enormes forma de amor, todas por igual importantes y bien distintas. Sé que la miré largo rato mientras daba su paseo, también recuerdo que comenzaron a arder los ojos y algo más…que se fue humedeciendo la piel de mis hombros, que me acerqué a la apacheta que está a la entrada de las ruinas y pedí volver. Pero intereses que no deseo calificar nos han quitado esa posibilidad de hermanarnos en lo espiritual con aquellos que fueron sus dueños y señores. Por eso mi gran AMIGA Gladys, hoy rindo homenaje a esa Luna…nuestra Luna compartida que  nos sonríe permanentemente  por el solo hecho de haber puesto nuestros pies en su piel. Ahora comprendo la palabra AMISTAD  QUE AHORA SE HA PROFUNDIZADO EN HERMANO DE VIDA.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page