Cronica desde TindufFeatured

Unión africana con Marruecos. Sahara Marroqui: Giro 180° Khalil R’Guibi

 

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 Todo el mundo lo ha constatado en Adis Abeba y en el resto de las capitales africanas,  sobre todo las que aun giran en la órbita argelina o sur-africana: Durante la ceremonia de apertura, el presidente de la Comisión de la UA, evocaba con esperanza  “el nombramiento de un nuevo representante del secretario general de Naciones Unidas y su intención de lanzar una nueva iniciativa de arreglo pacífico al conflicto…”.
O sea: que donde debe haber una solución es en la ONU y no en la UA, menos aun de Chissano y cómplices.
Más claro aun: la metamorfosis en la terminología que augura una nueva conducta y una nueva  posición de la organización continental: Desaparecen de los discursos oficiales las , siniestras  y congeladas frases  de la guerra fría como “última colonia en África”, “territorio ocupado” u otras que ilustran hasta qué punto es perversa la imaginación el acto de algunos  que, en ausencia de Marruecos, lograban fácilmente imponer en la no menos siniestra época de la surafricana Dlamini Zuma ha desaparecido para dar lugar a una solución política consensual” sin mencionar ni directa ni indirectamente “la autodeterminación” y menos aun “el referéndum.
Por más que lo interprete Argelia o su cola polisarista, las cosas están/son claras: la adhesión marroquí a la UA ha vuelto a poner orden en las ideas y a calmar las mentes perversas.
La UA tenía cita con la historia. Acudió con todo el sentido común recientemente adquirido.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page