Unión Africana: Cuba llega al rescate de Argelia Por Hassan Achahbar (*)

0

    Argelia jamás encontrará la forma de saldar su enorme compromiso con Cuba ni la llave para salir de la dependencia por toda la “desinteresada” ayuda que le ha prestado el régimen de La Habana desde 1961 y cada vez que lo ha requerido.

   “Para Argelia cualquier ayuda que necesite”, había mandado decir Fidel Castro al argelino Ahmed Ben Bella, en octubre de 1963, y enseguida le envió tropas, tanques y artilleros para luchar contra Marruecos.

   “Estamos al lado de Argelia y la apoyamos”, ratificó el Raúl Castro, en ocasión de su visita a Argel en mayo 2015, y Abdelaziz Bouteflika recibió, casi instantáneamente, a miles de estos cubanos que dicen ejercer la “profesión” de médicos y enfermeros.

    Pero como no alcanzó, el dueto Abdelmalek Sellal y Ramtane Lamamra, fue envidado a La Habana, en octubre de 2016, para “negociar” más cooperación cubana en lo militar y en lo civil.

    La continua debilitación del régimen argelino, en los frentes interno y exterior, le hace cada vez más dependiente y la “desinteresada” ayuda cubana más necesaria. Hoy, los cubanos, siempre atentos, están prontos para más actos heroicos en Argelia. Para eso se les paga.

     ¿Es inocente la gira por África de la delegación cívico-militar cubana encabezada por el vicepresidente del ejecutivo, el miembro del Buró político del partido comunista y exsindicalista Salvador Valdés Mesa?

     La delegación cubana integrada además, por un “héroe nacional”, el general de brigada Arnaldo Tamayo Méndez y altos funcionarios de la cancillería, realiza desde el jueves 26 de enero una visita de una semana a Etiopía, luego de un paseo por Namibia y Sudáfrica.

     En Addis Abeba, Valdés Mesa hará uso de la palabra, en calidad de “invitado especial”, ante la XXVIII Cumbre de la Unión Africana (UA), que se realizará el 30 y 31 de enero. En la antesala de la misma, el dirigente cubano ya mantuvo contactos preparatorios de su intervención.
El 27 de enero, se reunió con la presidenta de la Comisión de la UA, Nkosazana Dlamini Zuma, la amiga sudafricana de Argelia con quien analizó aspectos de la Cumbre. También conversó acerca del evento con otras delegaciones participantes y presidió, el sábado, un acto
 promovido por los cooperantes cubanos en Etiopía y los etíopes que estudiaron en Cuba.

     Cuba no fabrica armas, pero sí “internacionalistas”, todos voluntarios con tal de escapar de la Isla. El régimen tiene a más de 100.000 cooperantes en varios países de América del Sur, entre militares y civiles, que deberían ser repatriados si antes no desertan como lo han hecho varios miles en los últimos años desde Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Brasil y Ecuador.

     Además, el régimen cubano ya no cuenta con los 105.000 barriles de petróleo que recibía de Venezuela, por día y de manera “preferencial”, para su consumo interno y hasta para la exportación. Tampoco cabe esperar que Venezuela le siga transfiriendo más de cinco mil millones de dólares al año como pago de servicios profesionales.

     Y por si fuera poco, se están cayendo las expectativas de mejoría económica cubana como consecuencia de los cambios en Washington. Pero se cuenta con Argelia que jamás saldará toda su deuda histórica con Cuba.

 (*) Periodista especializado en temas iberoamericanos