En voz altaFeatured

“Vela en la obscuridad” El Supremo ratifica la condena de 15 años a un ceutí por un asesinato en Marruecos

Redacción de Tánger.-Infomarruecos/Conacentomarroqui/Agencias

 Los hechos ocurrieron en  Cabo Negro, en julio del 2011, y se saldaron con la muerte de un joven marroquí que acababa de graduarse de la Universidad. De todos los acusados, solo uno ha sido condenado; en Tetuán se imputó a otro pero por no denunciar. 

    La Sala de Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 15 años de prisión para el ceutí Mohamed L.A. por el asesinato de un joven marroquí, Tayeb Idrissi, ocurrido en julio de 2011 en Cabo Negro (Marruecos).
    La sentencia, a cuyo contenido íntegro ha tenido acceso El Faro de Ceuta, es firme y viene a confirmar los años de prisión que fijó la Audiencia Nacional en mayo del año pasado, aunque estima parcialmente el recurso de casación de la Defensa en cuanto a que contempla la existencia de una atenuante genérica de dilaciones indebidas. Pese a ello, la pena inicial no se ve alterada al haberse impuesto al acusado por un delito de asesinato la mínima contemplada en el Código Penal y tratarse de unas dilaciones en su condición de ordinaria.
    La causa fue iniciada por el Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta que se inhibió en favor de la Audiencia Nacional al tratarse de un suceso ocurrido en Marruecos. Fue este órgano el que el año pasado dictó sentencia condenatoria solo para M.L.A., aplicándole la mínima por asesinato, mientras que absolvió a otro de los acusados, también ceutí, llamado Suhail M.E., al existir “testimonios opuestos” acerca de su actuación en este suceso.
    El condenado haría uso de un cuchillo que nunca fue encontrado y asestó dos puñaladas, una en el corazón, que terminaron con la vida del joven. Le atacó además por detrás y sin que pudiera defenderse, tal y como manifestaron varios testigos en el acto de juicio oral que tuvo lugar en la Audiencia Nacional.
    Conocedores de lo que habían hecho, los implicados huyeron a Ceuta y a los días acudieron al Hospital para pedir un parte en el que se recogieran lesiones que ellos mismos se habían producido, con tal de demostrar en la Policía que la muerte había sido el resultado final de un enfrentamiento, alegando legítima defensa.
     Se ha contado además con una prueba documental: la sentencia firme dictada por el Tribunal de Tetuán en 2013 que se encargó de juzgar al único marroquí implicado en los hechos. Fue absuelto de asesinato pero condenado a año y medio por no denunciar los hechos. Este declaró en el juicio seguido en Marruecos cómo el condenado había apuñalado a la víctima por detrás, asestándole dos puñaladas.
    El crimen de Tayeb Idrissi provocó numerosas protestas en Marruecos y dos semanas después de los hechos unas 250 personas se congregaron a las puertas del Consulado para pedir justicia. A la concentración acudieron ciudadanos llegados de distintas ciudades marroquíes, incluso de la capital. Allí, familiares, amigos y compañeros de la universidad recordaron a Tayeb y pidieron justicia por el crimen de un joven que apenas un mes antes de su muerte se había graduado en Dirección de Empresas en la ‘American University of Leaderschips’.
    El deseo del entorno de Tayeb era que el autor de la agresión que acabó con su vida fuera juzgado en Marruecos, pero finalmente han sido los tribunales españoles los que han sentenciado. Los familiares no han cesado en todo este tiempo en reclamar justicia, poniéndose en manos de importantes abogados para que llevaran este caso. La posibilidad de que quedara impune, ya que los implicados habían huido a España, podía ensombrecer las relaciones y simular que entre dos fronteras podía asomar un auténtico paraíso para los delincuentes. Finalmente no ha sido así y la historia se cerrado con condena.
Fotos : Cortesía  Faro de Ceuta
 
Afficher plus

Mokhtar Gharbi

Mokhtar Gharbi المختـــار الغربـــي Periodista صحافـــــــــي Tánger طنجــــــة Tel. mobil 00212 676743345 الهاتف Tel fijo 00212 539308362 www.infomarruecos.ma

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page