« Vela en la obscuridad » El Turismo Cultural en la región norte de Marruecos

0

Redacción de Tánger.-Infomarruecos/Conacentomarroqui

La región de Tánger-Tetuán-Alhucemas cuenta con ciudades fundadas hace más de 3000 años. En la Historia, Cultura y Tradiciones de la región se ve reflejada la presencia de los diferentes pueblos presentes a lo largo de los siglos. Fenicios, Romanos, Bereberes, Árabes, Visigodos, cartagineses, Bizantinos, portugueses, Franceses, Ingleses o Españoles son algunos de los pueblos que han dejado su huella en la región.
Encontramos a lo largo de toda la región, vestigios de los diferentes pueblos que componen su historia. Emplazamientos arqueológicos como Lixus (Larache), la necrópolis púnico-romana de Tánger, Zilis (Assilah) o el Cromlech de Mzora (el único de África); enclaves mitológicos como las Grutas de Hércules (Tánger); históricos como las Zawiyas de Ouazzane, la ciudad azul de Chaouen, las ruinas del castillo de Ksar Sghir, la Medina de Tetuán, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, etc.

      Los museos de las principales ciudades divulgan la historia, etnología y tradiciones de la región. Otra manera de acercarse a la cultura propia de la zona es a través de los numerosos festivales que la celebran, como los festivales de música andalusí de Tánger o Tetuán, los diferentes festivales folklore Gnawa o el festival de la cosecha Al Ansra (Mdiq).
     Dicen que perderse por las medinas es la mejor forma de encontrarse. Lo cierto es que no hay mejor manera de conocer la cultura de la región.
Medina de Tánger
    Descubrir Tánger a través de su Medina supone pasear por elementos de la historia que compone la identidad intercultural, cosmopolita y abierta de esta mítica ciudad.
Un buen punto para comenzar nuestro recorrido es la Plaza 9 de Abril o Souk Barra, también conocida como Zoco Fuera (Zoco de afuera) por ser uno de los lugares tradicionales de venta de productos de los agricultores de la Región. En los alrededores de esta plaza, que comunica la ciudad vieja con la « ville nouvelle », se encuentra la Cinématéque Rif, la Iglesia anglicana de Saint Andrews, la mezquita de Sidi Bouabid o la Mendoubia.
      Una vez entramos por la puerta de Fez a la zona intramuros se nos presentan varios itinerarios. A nuestra derecha podremos encontrar un tradicional mercado marroquí donde algunos de los puestos que mayor interés despiertan son los dedicados a las especias y condimentos de cocina. Una vez atravesamos el mercado nos podremos encontrar el imponente cementerio judío, junto a Bab American.
   Desde esta puerta descubrimos el barrio de Beni Idder, que junto a Jnan Kaptan, Oued Ahardan, Dar Baroud y la Kasbah, componen una Medina peculiar; que rompe, con balcones y ventanas, la tradición árabe de este tipo de arquitectura.
    Lugares imprescindibles en nuestro recorrido por la Medina son el Museo de las Culturas Mediterráneas de la Kasbah, la Legación Americana, la Sinagoga Nahon, la tumba de Ibn Battoutta y los cafés del Zoco Chico.