“Vela en la obscuridad” Hoy comienza Ramadán ISLAM: PRECISIONES (1)

0

         

 Desde hace años, el Islam es objeto de una atroz amalgama: Islam radical, Islam, moderado, Islam político, Islam militante…Todos, uno más que otro, son tratados con poco…muy poco agasajo, según los intereses geopolíticos y geoestratégicos occidentales y según un orden exhaustivamente establecido para frenar todo intento de un país musulmán de avanzar en la vía de la ciencia y del progreso… decentemente, sin perjuicios ni ideas preconcebidas ni clichés primarios y poco urbanos.

    Se cataloga y se enlata al Islam como si fuera conservas de sardinas.
    No obstante el Islam es otra cosa, diametralmente distinta y distante. Es una cultura de tolerancia, un grito por la coexistencia pacifica y la convivencia en armonía y solidaridad. Es el derecho a discrepar…pacíficamente, sin kalachnicov ni bombas ni cinturones explosivos.
    El Islam no es, como algunos insinúan, una nueva religión, sino la misma verdad que Dios (o Allah en árabe) ha revelado a través de todos Sus profetas a cada pueblo. “Creemos en Dios, en cuanto nos ha sido revelado en el Corán y en lo que fue revelado a Abraham, a Ismail, a Isaac, a Jacobo y a las tribus de Israel y en lo que fue dado a los profetas por su Señor. No hacemos distingo entre ninguno  de ellos y seguiremos consagrados a Él” (Corán 2:136).
    Contrariamente a los que, haciendo uso politizado de los acontecimientos que se han venido asociando desde hace unos años con su fe, los musulmanes siguen una religión de paz, misericordia y perdón. El término árabe “Islam” significa “sumisión” y se deriva de una palabra cuyo significado es “paz”. En un contexto religioso quiere decir sumisión total a la voluntad de Dios que no se debe confundir, como a menudo lo hacen los pensadores occidentales, con fatalismo. El Islam es, a la vez, una religión y una forma completa de vida.
     El Islam – como lo explica en su colección “Cultura Islámica” el Centro islámico de la Republica Argentina – contempla las múltiples perspectivas del ser humano. La doctrina islámica aporta al hombre una visión unificada de la vida, en donde se observan todos sus matices. Por lo que, más que un conjunto de creencias, podemos definir al Islam como una actitud ante la vida”.
    Los musulmanes creen en Dios, Uno, Único e Incomparable, en los Ángeles creados por Él, en una cadena de profetas que comienza con Adán e incluye a Noé, Abraham, Ismael, Isaac Jacobo, José, Job, Moisés, Aarón, David, Salomón, Elías, Jonás, Juan el Bautista y Jesús. Los musulmanes creen en el Día del Juicio Final y en la responsabilidad individual por las acciones de cada uno.
    El Islam y el Cristianismo se remontan, junto con el Judaísmo, al profeta y patriarca Abraham y los tres profetas de estas religiones descienden directamente de los hijos de aquél: Mohammad del mayor, Ismael, y Moisés y Jesús de Isaac. De hecho Abraham fundó la colonia que hoy es la ciudad de la Meca y construyó la Ka’ba hacia la que todos los musulmanes se orientan en sus oraciones y a la que peregrinan anualmente cuando tienen medios.
     Indudablemente el Islam puede parecer extraño para algunos debido esencialmente a que en Occidente la religión no domina la vida diaria mientras que los musulmanes consideran la religión como algo decisivo en su vida y no hacen ninguna división entre lo secular y lo sagrado.
     El Profeta Sidna Mohammad decía: “Los dos bienes más deseables son la ciencia  y la caridad y las dos cosas más detestables son la ignorancia y el egoísmo”. De donde, entre las razones para la rápida y pacifica expansión de la religión musulmana, hay que destacar la sencillez de su doctrina: el Islam proclama la fe en un solo Dios. También insta repetidamente al hombre para que utilice sus dones de inteligencia y observación.
  – (1) Basándose en los trabajos de la oficina de IFTA en Washington D.C y el CIRA