“Vela en la obscuridad” La historia de un mártir palestino

0
La diana preferida del "valiente" Tsahal sionista

 El sistema militar de ocupación sionista acaba de asesina, como asesina a centenares… a miles… a…  a este hombre. Se llevaron su tierra. Se llevaron sus piernas. Luego se llevaron su vida.

    La máquina de guerra israelí no dejó de apuntar a todos los palestinos de todas las edades, nombres,  credos  y condiciones. Incluso aquellos con discapacidades no escaparon a los disparos israelíes, que destrozaron sus cuerpos, destrozaron sus sueños y sus esperanzas de una vida decente.
   Mártir en silla de ruedas, Fadi Abu Salah, que perdió sus piernas durante la guerra sionista contra la Franja de Gaza en 2008 a causa de los salvajes bombardeo, insistió en caminar sobre su silla de ruedas en la frontera oriental de la Franja de Gaza, lanzando piedras a los soldados sionistas, participando en la Gran Marcha del Retorno con todas sus fuerzas con un cuerpo que no fue perdonado por la locura sionista, y  se convirtió en un ícono que inspiró a los jóvenes gazatíes.
   Fadi Abu Salah Fadi está casado y tiene cinco hijos, el mayor de los cuales tiene 7 años. Fue herido en la agresión de 2008. Se lo llevaron de pie y se convirtió en una silla de ruedas. Fue muy difícil tratando de vivir debido a que era un permanente blanco por parte de la ocupación sionista. Estaba caminando alrededor de la frontera en una silla de ruedas, y los soldados lo vieron y sabían que estaba indefenso. Fue con los jóvenes arrojando piedras a los soldados de la ocupación, pero no representaba ningún peligro para ellos estando sobre su silla de ruedas.
   Esta ocupación está enferma y histérica, con lo que no diferencia entre la silla de ruedas y un hombre sano, entre los fuertes y los débiles, y entre un joven y una mujer o un niño, todos están al punto de mira de los francotiradores sionistas bajo el silencio de las instituciones internacionales, que no es más que una respuesta de las denuncias miserables.
     La comunidad internacional y la Corte Penal Internacional y organismos oficiales deben, y es su deber, juzgar y llevar a juicio a los soldados sionistas  como criminales de guerra.
    “¿Dónde está la Cruz Roja Internacional, las instituciones de salud y derechos humanos de estos objetivos directos contra los discapacitados, periodistas, niños, mujeres, incluso personal médico y paramédicos? Ya estamos frente a un estado de terrorismo y un ejército que carece de los más mínimos valores humanos.
    No es la primera vez que el ejército sionista ataca a un discapacitado en una silla de ruedas. Los soldados israelíes mataron al mártir Ibrahim Abu Thoria en el este de Jabalia al comienzo de la marcha de regreso, lo que viola todas las leyes y humanitarias y  internacionales.