“Vela en la obscuridad” Oriente Medio/EEUU Destruyeron sin poder “construir”

0
Said Jedidi es periodista y escritor

Dicen los economistas que el presidente Braham Lincoln nunca había tenido intención alguna de liberar a ningún esclavo y así fue… realizando lo que pocos se lo habían  imaginado: trasladar la mano de obra barata (casi gratuita) de un sur agrícola a un norte industrial.

La historia se repite en Oriente Medio pero, aparentemente con menos éxito. Para Washington no hay ni amigos ni enemigos, sino solo intereses y estos intereses han vuelto con Trump con un yerno sionista ortodoxo, a converger casi exclusiva y peligrosamente hacia Israel.

Exclusivamente porque, con Trump, Estados Unidos se muestra mortalmente ingrata con Turquía y Arabia Saudita. Lo que no presagia nada tranquilizador ni para Estados Unidos ni sus aliados de la OTAN ni sus satélites regionales.

Peligrosamente porque, con Trump y su ciega obediencia a Israel, está teniendo ya un pie fuera de Oriente Medio. Quien trajo a Irán y a Rusia a Siria no fue su régimen sino las políticas de Estados Unidos y sus satélites regionales.

Última etapa de esta serie de deslices en todos los sentidos y a todos los niveles: la emergencia en Irak y en Siria (y no hablemos del Yemen ni de Libia) de una fuerte oposición, para no decir odio hacia estados Unidos y su enigmático presidente.

El primer resultado es el mantenimiento a Estados Unidos y a sus aliados lejos de la construcción en los dos países, uno de los principales objetivos de Estados Unidos y sus aliados en destruir a estos dos países (Irak y Siria).

Han invertido en la destrucción, siendo descartados para la construcción: unos 100 hasta 200 OOO millones de dólares de los que se han recaudado hace dos días 30 000 en Kuwait para Irak.

En Siria donde Según el ex embajador de EEUU en Siria Robert Ford su país se ha gastado 12 000 millones de dólares en gastos militares y civiles para derrocar al actual régimen sin lograrlo, ni Trump ni sus satélites y domésticos pueden meter sus narices.

Han destruido y se quedan sin “construir”. Mal negocio, pero el peor se debe prever en los próximos meses.