« Vela en la obscuridad » Pescado/Consumo ¿Qué más…? ZOHRA MAARAS

0
         ZOHRA MAARAS               Master métiers et pratiques des médias         Facultad de Letras y Ciencias Humanan,  Ibn Zohr  Agadir

 Marruecos tiene dos mares, el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico, con una longitud de 3.500 km. Según el Ministerio de Agricultura y Pesca, « la zona económica exclusiva de Marruecos se caracteriza por una gran diversidad de sus recursos pesqueros, con alrededor de 500 especies, 60  especies están en proceso de explotación.

   Marruecos ocupa el lugar 25 en el mundo en términos de producción de pescado y ocupa el primer lugar en África. Sin embargo, la gran ironía es que el consumo de pescado de los marroquíes sigue siendo débil, y que el consumo de cada marroquí es mucho más bajo que el promedio mundial. La estrategia de desarrollo del sector pesquero tiene como objetivo aumentar el consumo de pescado en Marruecos para 2020 para llegar a 16 kg por cada persona  por el año, en comparación con 10 kg actualmente. Mientras que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) confirma (en 2016) que (el consumo mundial de pescado por persona ha aumentado a más de 20 kg por el año desde 2014). Esto significa que Marruecos consume solo la mitad del consumo promedio por cada persona  en el mundo.
   Pero ¿Por qué el boicot de pescado en un país tan conocido a nivel mundial por su alta producción en este sector?
   Durante casi unas semanas, una campaña de boicot similar a la que involucra a las marcas de consumo (Centrale Danone, Sidi Ali y Afriquia) está sacudiendo los mercados de pescado. Este fenómeno  de aumento de precio al comienzo del mes sagrado, ha superado visiblemente a los consumidores que no han dudado en extender el boicot para expresar su alboroto. Sin embargo, a diferencia de otros productos, no es una empresa que establece precios para el pescado.
     El precio del pescado y del marisco en general  ha conocido  un aumento con el inicio del mes de Ramadán. Por ejemplo, el precio de las sardinas que son más consumidas por las familias marroquíes durante este mes alcanzó 30DH, mientras que se vende en días normales a un precio que no exceda de 10DH . Los marroquíes consideran que no es cierto que los precios de la sardina sean tan altos en un país con productivo de pescado a nivel internacional. .
    El mercado de pescado al por mayor en Casablanca conoció protestas  de los vendedores de pescado después de que se sorprendieron por el alto precio del pescado en el puerto, donde las sardinas alcanzaron 20DH por kilo y decidieron no comprarlo hasta que el precio se redujo, según un video difundido por las redes sociales y sucedió la misma cosa en Tetuán y en Safi.
    Mientras se esperan medidas concretas, el boicot, para el consumidor, sigue siendo un derecho. En cualquier caso, el presidente fundador de la asociación de protección al consumidor en Casablanca, Uniconso, Ouadi Madih comentó: « Apoyamos el boicot siempre que esté legitimado por una razón económica ». El boicot de un producto lo justifica el consumidor por su precio y / o calidad y / o las condiciones higiénicas de su conservación.
   La Federación de Cámaras de Pesca Marítima atribuyó el aumento de los precios del pescado durante el mes de Ramadán a las prácticas de ciertos intermediarios. E insta a las autoridades públicas a movilizar mecanismos de control para combatir la especulación en los precios de los productos. La federación dijo en un comunicado que « los propietarios de los barcos pesqueros no son responsables de este aumento y que los precios en los mercados mayoristas de pescado en los puertos pesqueros no han aumentado en los últimos meses ».
   Según la federación, el aumento en los precios se debe principalmente a los escrupulosos intermediarios del comercio pesquero que se dedican a prácticas deshonestas, monopolizan estos bienes y aprovechan estas oportunidades, donde la demanda es tan alta, para aumentar el precio a expensas consumidores y propietarios de buques pesqueros.
    El boicot sigue siendo una alternativa para que el consumidor marroquí sea escuchado. Este  consumidor tiene derecho a elegir y le corresponde al proveedor responder. La competencia que enfrenta el consumidor no es saludable ni justa. Es propiedad de lobbies y esto debe cambiar.
ZOHRA MAARAS
                                     Estudiante de : Master Métiers et pratiques des Médias
                                                  Facultad de Letras y ciencias Humanas – Ibn Zohr – Agadir
  
   

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here