“Vela en la obscuridad” Sahara/Encuentro bilateral en Lisboa Puntos sobre las íes Said Jedidi

0
1951: mapa del protectorado español. Ningun rastro de una entidad fantoche llamada RASD

 

En efecto, como decía Khalil R’Guibi, en la inventada problema del Sahara “algo se mueve”. Algo de una importancia capital  se produjo ayer en la capital lusitana en el curso del encuentro bilateral de una delegación marroquí con el Enviado especial del Secretario general de Naciones Unidas.

Said Jedidi es periodista y escritor
Muy significativa la sede del encuentro: país y capital del Secretario general de la ONU y muy significativo el nuevo enfoque de marruecos en este expediente.
No se trataba, como lo record el jefe de la diplomacia marroquí en un alarde de desmentido a las alegaciones argelino-polisaristas, de un proceso de negociación o una negociación, sino un contacto para discutir la evolución del problema del Sahara marroquí.
« Las discusiones, revelo el canciller Bourita, permitieron a la delegación marroquí recordar la génesis de esta disputa regional y las consideraciones políticas, legales y geoestratégicas que llevaron a su nacimiento en la década de 1970 ».
Precisemos nosotros de que este “génesis” fue explicado por testigos oculares y en parte sus protagonistas: Sidi Hamdi Ould Errachid, presidente de la región de El Aaiún-Sakia El Hamra y Ynja Khattat, presidente de la región de Oued Dakhla Eddahab.
Un nuevo elemento que interviene para esclarecer a todos, a unos más que a otros el origen y advenimiento de la prefabricada disputa regional.
¿Quién mejor que ellos y los más del 78’24% de los saharauis marroquíes para aportar estas aclaraciones?
Por su saharauis de pura cepa y de ilustres familias de la región, Sidi Hamdi Ould Errachid y Ynja Khattat conocen el problema y su dimensión.
Por nustra parte aportamos, con cortesía de Noticias@ Marruecos uno de los millones de documentos que prueban la falacia polisarista: Un mapa de los archivos españoles de 1951 sobre las posesiones españolas en Marruecos en las que no figura ni de cerca ni de lejos, ni directa ni indirectamente ni explicita ni implícitamente ninguna mención a un pseudo Estado, por la simple y racional razón de que aun no existía el Polisario y aun no germinaban en la mente del anquilosado régimen angelino la idea de crear otra “entidad argelinizada”.