« Vela en la obscuridad »ARGELIA/MARRUECOS: MIENTRAS… (Actualizado)

0
Said Jedidi es periodista, escrtor y embajador de la paz por el Circulo Universal de embajadores de la paz (Ginebra)

 

En efecto, dos guiones pero la misma realidad,  eso si, distinta y distante: El Magreb de las incongruencias aunque no está permitido (afortunadamente) apostar por la continuidad de la actual situación de incertidumbre y de crispación. ¿La solución?

El reto es demasiado importante como para dejarlo solo entre las manos de los oficiales (gobiernos o poderes). ¿Ejemplo?
En el mismo día en que la Iniciativa Magrebi para el comercio y la inversión (IMCI) aportaba hace unos meses, un comienzo de esperanza a la agonizante UMA con, por primera vez, una hoja de ruta clara y concisa para el Magreb de los empresarios, una estrategia que se enmarca en una iniciativa del sector privado, elementos del ejercito argelino disparaban a ciegas contra el puesto fronterizo de Air Jorman. Y es que entre Argelia y Marruecos la esperanza va en par con la decepción y el desafío.
Mientras que el plan de acción de la IMCI traza dos dimensiones que los operadores económicos magrebies deben abordar en un lapso de tiempo que oscila entre uno y seis años, identificando seis sectores pivotes de la estrategia.
Una de cal y muchas de arena.
Evidentemente Marruecos está acostumbrado a este tipo de provocaciones, no solo de Argelia, sino asimismo de su doméstico polisarista como sucede actualmente en las zonas de amortiguamiento dejadas en las manos de la ONU (MINURSO) que hizo la vista gorda y… cada vez que su política exterior avanza en el buen sentido, como es la actual y arrolladora iniciativa marroquí en muchos países africanos, latinoamericanos y europeos.
 Sin embargo urge tomar las precauciones ante eventuales “represalias” de Argelia cada vez que se derrumban los mitos de sus sueños hegemónicos en la región como acaba de suceder con el Lliushen ruso accidentado que causó la muerte de 267 militares (y sus familias, según fuentes argelinas, Ua allahu ahlam) entre ellos 30 de un comando de milicianos polisaristas adiestrados para sabotaje y terrorismo en Marruecos y quizás en otros países de la región.
Tarde o temprano se cansaràn… tarde o temprano se darán cuenta de que su vecino marroquí es adulto y vacunado… tarde o temprano caerían los símbolos del odio y de la discordia recíprocos… Entonces, gracias al sector privado y a personalidades independientes, nos daremos la acolada nos consagraremos a recuperar el tiempo perdido por quien soñaba con un enigmático e imposible liderazgo regional, una salida al Atlántico y el corte de su vecino marroquí del resto del continente africano.
Porque, como diría el llorado Hassan II para con España, con Argelia también estamos condenados a comprendernos y a cooperar más y mejor porque “se puede cambiar todo…todo, menos la geografía”.
Aquí en Marruecos nada nos gustaría mas que este instante, pero somos conscientes de que, para aplaudir se necesitan las dos manos…