América LatinaFeatured

¿VENEZUELA, ESTADO FALLIDO O ESTADO NARCOTRAFICANTE? Dr. Mario H. Concha Vergara,Ph.D.  Director de la Corporación Olof Palme-Chile

OPINIÓN

 

Los expertos aseguran que “a pesar de las sanciones económicas de los Estados Unidos, la creciente condena internacional y la falta de legitimidad política, el régimen de Maduro no ha colapsado y no lo hará por un largo período de tiempo”. (Maibort Petit)

El extinto presidente venezolano Hugo Chávez Frías (+2013) (según información recogida por la analista venezolana Maibort Petit de “Un informe presentado por el experto Douglas Farah y Caitlyn Yates de IBI Consultants, LLC y National Defense University) creó una suerte de cartel de naciones continuado por Nicolás Maduro, quienes junto con las FARC se han fusionado en lo que los investigadores han denominado como la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana – o un consorcio de Estados criminales y actores no estatales que trabajan en concierto con objetivos compartidos que incluye en la actualidad a Cuba, Bolivia, Nicaragua, las FARC (guerrilla marxista colombiana), el FLN (guerrilla marxista colombiana), y eran incluidos Argentina bajo la égida peronista de los Kirchner-Fernández, Ecuador con el presidente Correa.

Dicho estudio concluye en que la empresa estatal PDVSA, (que en la actualidad no es capaz de siquiera surtir de gasolina al pueblo venezolano el cual será muy pronto paralizado por falta de este combustible), creó un sistema de lavado de dinero con redes mundiales sacando  desde el país miles de millones de dólares que en la actualidad, tras 20 años de los chavistas en el poder se calcula en más de 900 mil millones de dólares.

Pero, la incapacidad del régimen que durante el paro petrolero de 2002-2003 expulsó de la empresa a todos su técnicos, científicos y trabajadores especializados, hizo que la producción petrolera del país con las mayores reservas petroleras del mundo cayeran a una producción mínima, sostenida prácticamente por las empresas petroleras privadas que funcionan en el país; la producción de Venezuela era de 3,3 millones de barriles diarios en 2001 cayendo a poco más de  900 mil barriles diarios en 2018 aunque en la actualidad no hay estadísticas al respecto. Por otra parte hay que considerar que el precio del combustible bajó de 100 dólares de promedio a 60 dólares, lo que ha significado, para un país mono productor, una gran contracción económica. Esto obligó a “Nicolás Maduro a dedicarse cada vez más a actividades tan diversas como el tráfico de cocaína y la producción ilícita de oro” y gracias a esas actividades y a pesar de la declinación de PDVSA, el régimen continúa funcionando como una operación delictiva. El oro ha sido sacado en forma clandestina del país siendo el principal destino Turquía, Rusia y China.

Maibort Petit dice que “Tras cinco años de investigación de campo y recolección de documentos en 11 países y el análisis de fuentes abiertas, la investigación afirma que la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana debería ser entendida como una red de redes – y no actividades aisladas que operan en diferentes países de América Latina”.

Se logró identificar a 176 empresas y 181 individuos que operan en unos 26 países sin conocerse con exactitud la suma de dinero movilizado por estos criminales, aunque una reciente investigación de periodistas venezolanos informó que en PDVSA se había desviado 28 billones de dólares y las investigaciones han podido localizar, hasta ahora, 10 billones de dólares que se mueven entre 12007 y 2018.

El informe identifica en total a 181 individuos y 176 compañías que operan en al menos 26 países. La suma financiera de estos hechos criminales no se conoce con exactitud, pero una investigación reciente realizada por un consorcio de periodistas latinoamericanos encontró que Venezuela desvió US$ 28 billones de PDVSA. Farah sostiene que sus averiguaciones le han permitido localizar al menos US$ 10 billones en fondos vinculados a Venezuela que se mueven entre 2007 y 2018.

Petit dice que Veinte años después de la fase de inicio de este proyecto político, esa red extiende a un nivel global, desde El Salvador hasta los Estados Unidos, desde Rusia hasta Hong Kong y a lo largo de varios paraísos fiscales financieros. Y a pesar de las fuertes sanciones de Estados Unidos en contra de Venezuela (más bien contra decenas de miembros del gobierno), Maduro y sus adláteres siguen en el poder como si nada. Es un líder para un 18% de la población que está totalmente fanatizada por ideas “antiimperialistas” a quienes no les importa que la economía de la nación haya caído en 50% y que en este momento el 10% de los venezolanos están en el exilio esperándose que para este año los refugiados venezolanos lleguen a 5 millones de personas creando la migración más grande e importante del siglo.

La “empresa criminal conjunta bolivariana” y su red de empresas aliadas, tiene según el estudio mencionado, estructuras regionales y vinculadas históricamente con individuos que operan en todo el mundo. La red está siendo atacada desde múltiples puntos simultáneamente, lo cual significará que el nuevo gobierno de Venezuela (en democracia) logrará recuperar los fondos desviados por la corrupción bolivariana.

La red de corrupción a través de PDVSA creó varias empresas petroleras en los países aliados, tales como Albanisa y Alba Petróleos las  que fueron usadas para sacar dinero desde Venezuela; por ejemplo en Nicaragua se obtuvieron hasta 6 billones de dólares en importaciones fraudulentas de petróleo en la última década y la realidad indica que las importaciones nicaragüenses no superaron los 600 millones de dólares.

Los  fondos nunca aprobados por la Asamblea Nacional (lícita) de Venezuela ni por ningún organismo contable como la Contraloría General de la República con el fin de no crear un rastro de papel correspondiente, tanto Alba Petróleos como Albanisa las cuales  establecieron docenas de compañías y empresas de fachada donde invertían fuerte, al menos en el papel – en producción de alimentos, instituciones financieras, aerolíneas, centros de estudio, proyectos de energía alternativa, adquisición de tierras, gasolineras y otras actividades. “Todas esas compañías que se informó operaban bajo la bandera de ALBA incluyeron juntas directivas corporativas interconectadas y rara vez cumplieron con los requisitos legales en cuanto a la presentación de informes financieros”.

La minería ilegal fue uno de los activos a los que recurrieron los chavistas, en especial la extracción ilegal de oro Según el informe de IBI Consultants, LLC y National Defense University), el oro fue movido, vendido, explotado por Kaloti Suriname Mint House (KSMH) que opera cerca de Paramaribo, Surinam. Inaugurada en 2015; la compañía mantiene una sociedad entre Surinam y Kaloti Precious Metals de los Emiratos Árabes Unidos. KSMH y opera bajo la protección del presidente Desi Bouterse, quien es: condenado del narcotráfico, proveedor de armas para las FARC y un individuo que fue elegido con apoyo financiero de Chávez.

KSMH,es realmente valiosa para  la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana pues tiene una gran  facilidad para exportar su oro como originario de Surinam, disfrazando el verdadero origen del metal y evitando el escrutinio y las sanciones. Hace pocos días Maduro, a pesar de las sanciones, exportó por este medio 70 toneladas de oro.

Solo en 2018, por este medio Maduro logró vender 73.2 toneladas de oro a Turquía y Emiratos Árabes Unidos, “Dado que las reservas de oro del Banco Central Venezolano crecieron en 11 toneladas en 2018, a pesar de la venta masiva en curso, todo hace suponer que una importante cantidad de mercadería es obtenida ilegalmente por los grupos disidentes de la FARC y el ELN. La venta de oro ilegal, diamantes, coltán y otros bienes de fácil distribución que son muy difíciles de rastrear”.

Los falsos proyectos de infraestructura han sido otro de los pilares del enriquecimiento chavista; falsos puentes, falsas carreteras y túneles, incluso inconclusas obras ferroviarias, obras portuarias inexistentes han sido la base de la más abyecta corrupción de los maduristas a través de la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana. Por este medio se han escapado miles de millones de dólares del país.

El narcotráfico del régimen es tan notorio que incluso dos sobrinos de la Primera Dama venezolana Cilia Flores, Efraín Antonio Campos Flores y Francisco Flores de Freites, los sobrinos en realidad eran como hijos de Maduro y Flores pues vivían con los tíos desde niños, fueron apresados por la DEA en el aeropuerto de Puerto Príncipe con cocaína. El alijo que llevaban en una avioneta de la Presidencia venezolana era de casi una tonelada de cocaína. Cabe mencionar que ambos sujetos portaban pasaporte diplomático del gobierno venezolano, lo cual es prueba de cómo el régimen utiliza su Cancillería para facilitar documentos a individuos que se dedican al tráfico de drogas y, así, facilitar sus operaciones a través de la inmunidad diplomática. En la actualidad dichos personajes están presos en EE.UU. purgando 30 años de cárcel. El hijo de ella, Walter Jacob Gavidia, Juez del área metropolitana de Caracas, también es solicitado por el FBI por narcotráfico pero, éste está bien resguardado por la Presidencia de la República de Venezuela.

Para el periódico La Razón, de Caracas existe un cartel de la droga conformado por altos miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, llamado el Cartel de los Soles (por la insignia que llevan algunos generales que están por sobre los generales de división) cuyo principal jefe es Diosdado Cabello, Presidente de la legal Asamblea Constituyente de Venezuela. La ex magistrada venezolana Mildred Camero denunció las intimidades del narco-régimen venezolano a la Comisión Nacional Contra el Uso Ilícito de las Drogas (Conacuid, ahora ONA), institución que en la actualidad es manejada por el Cartel de los Soles.

El hombre clave de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, el general Hugo Carvajal fue detenido por los servicios de inteligencia españoles en Madrid, acusado de lavado de dineros y presunto narcotráfico. Carvajal es  el personaje que más conoce las entrañas y los pormenores de los movimientos y altos funcionarios venezolanos involucrados en temas de narcotráfico y corrupción.

Carvajal a través de sus redes sociales a finales de febrero pasado difundió varios videos en los cuales  hizo un recuento de su carrera militar de más de 30 años, “dentro de la cual, me tocó dirigir la inteligencia y contrainteligencia militar por más de una década”, afirmó. “Me dirijo a ustedes con una doble responsabilidad, la que tengo como diputado a la Asamblea Nacional, último vestigio de democracia que se mantiene vivo en este país; pero también, con la que tengo como soldado de esta Patria, integrante del Ejército Venezolano”.

Este General decidió voltearse en contra de Maduro y dar su apoyo al Presidente Interino Juan Guaidó presidente de la Asamblea Nacional la cual Maduro pretende liquidar llamando a elecciones para que esta Asamblea sea cambiada antes de tiempo a pesar de que supuestamente el régimen está en conversaciones con la oposición en Oslo, lo que significa, una vez más, que Maduro busca tiempo en el tiempo para mantenerse en el poder.

El General Hugo Carvajal, como ex jefe de espionaje y contraespionaje de Venezuela, al servicio de dos mandatarios, le pidió a las autoridades españolas que lo envíen a EE.UU. siempre y cuando allí se le respete su integridad y no lo hagan reo pues quiere un acuerdo de cooperación con la DEA y el FBI para darles información y pruebas concretas sobre Maduro y su camarilla sobre el tráfico de drogas y el apoyo del régimen venezolano a movimientos integristas musulmanes. Es sabido que grupos terroristas que asolan a países árabes usan pertrechos y pasaportes venezolanos para lograr infiltrarse en el mundo.

Carvajal, está grabado por varias agencias antidrogas sobre sus tratos con grupos narcotraficantes colombianos y mexicanos; él sabe que su cabeza tiene precio y por eso quiere llegar a un trato con los EE.UU. pues tiene una lista de generales del ejército venezolano, los cuales han sido también publicados por la ex magistrada Mildred Camero quien publicó una extensa lista de los principales jefes militares y encargados de ayudar a los grupos terroristas de la droga en Venezuela, a saber:

  1.  Capitán de Navío Ramón Rodríguez Chacín, ex gobernador de Guárico y ex ministro de Relaciones Interiores y Justicia.

  2. Mayor general (Ej) Hugo Carvajal Barrios, ex director de Contrainteligencia militar.

  3. General (Ej) Henry Rangel Silva, gobernador de Trujillo y ex ministro de la Defensa.

  4. General (Ej) Cliver Alcalá Cordones, ex jefe de la REDI Guayana.

  5. Diputado Freddy Alirio Bernal Rosales, ex alcalde del municipio Libertador. No se le vincula directamente con el tráfico de drogas sino con el suministro de armas a las FARC.

  6. Amílcar Figueroa, ex vicepresidente del Parlatino. Se señala como proveedor de armas a la FARC. Figueroa fue fugitivo de la justicia venezolana en los años 70 y un reconocido estafador de empresas venezolanas. Nunca fue detenido por la justicia de sus país, por el contrario ocupé relevantes puestos durante la administración de Chávez.

  7. Ramón Madriz Moreno, funcionario del Sebin. Se ocupaba de coordinar la seguridad de miembros de las FARC.

  8. General (Ej) Miguel Rodríguez Torres, ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz y ex director de la Disip. ***

  9. General (GNB) Frank Morgado González, ex Jefe del Comando Antidrogas de la GN. (También en un puesto muy especial para los tarficantes).

  10. General (GNB) Alexis Maneiro, ex jefe del Core 7 y de Inteligencia de la GN.

  11. General (GNB) Jesús Armando Rodríguez, ex director de Polilara.

  12. General (GNB) Miguel Ramírez, ex comandante de la GN y ex jefe del Comando Antidrogas. Y, como dicen en Venezuela para este caso “el gato cuidando a los pescados”.

13 General Francisco Belisario Landis, ex ministro de Relaciones Interiores y ex director de la PM.

La lista de Camero es mucho más grande; allí no puso ni a Diosdado Cabello ni a Nicolás Maduro, ni a los familiares de Cilia Flores pero, se sabe por los sobrinos presos en EE.UU. que el verdadero jefe del Cartel de los Soles es Cabello quien maneja los hilos del poder por sobre Maduro, quien en lugar de hacer a un lado a los acusados de narcotráfico, los ha ascendido a los más altos cargos, llevando a las figuras más influyentes del régimen bolivariano con el estigma del narcotráfico en diversos grados.

La cuestión de que si Venezuela es  un narco-estado no se trata de un asunto meramente teórico, digno de una discusión para politólogos. Si se sabe que el régimen de Maduro no es una democracia y ahora comprobamos que además preside un narco-estado, las conclusiones de índole político estratégico debieran ser más que evidentes; lo que está claro a la luz de la realidad es que Venezuela es un Estado fallido.

e-mail: conchamh@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close