FeaturedVela en la obscuridad

VENEZUELA, LA ALBANIA LATINOAMERICANA Con las dictaduras no se puede dialogar Dr. Mario H. Concha Vergara, Ph.D., Director de la Corporación Olof Palme-Chile

Albania (en albanés: Shqipëri/Shqipëria), formalmente República de Albania (Republika e Shqipërisë), es un país situado en el sureste de Europa que cuenta con 3 millones de habitantes. Durante 40 años fue gobernada por el Partido Comunista Albanés dirigido por Enver Hoxha, quien durante cuatro décadas bajo su gobierno, estableció y rompió las relaciones con diversos países socialistas y con casi todos los países que el llamaba imperialistas o capitalistas. El país fue inicialmente aislado por Occidente, luego Hoxha realizó una dura crítica al gobierno de Nikita Jrushchov, debido a lo que el consideró revisionismo jruschovista, rompiendo relaciones con la Unión Soviética y acercándose  a China, posteriormente, rompió relaciones con China. De hecho, el país estuvo completamente aislado del resto del mundo debido y su total irrespeto a los Derechos Humanos.

Venezuela, una nación de más de 35 millones de habitantes, bajo el írrito mandato de Nicolás Maduro va por el mismo camino de Hoxha y esperemos no dure 40 años en el poder pues su país de ser uno rico pasó a ser tan pobre y paupérrimo como Haití y lo maneja sin ningún respeto por la Constitución Bolivariana habiéndose juramentado ante una especie de Corte Suprema llamada  Tribunal Supremo de Justicia, organismo creado y nombrado por Hugo Chávez Frías y obviamente, ratificado por Nicolás Maduro; la Asamblea Nacional es desconocida por  Maduro, quien desconoce la autoridad constitucional de ella, pues allí no tiene mayoría; la Asamblea Nacioal nombró a los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia quienes se encuentran en el exilio.
El 10 de enero (2019)  Nicolás Maduro se convirtió en usurpador de un cargo para el que no fue electo. Los últimos comicios realizados en el país fueron “un simulacro”, según han denunciado la oposición, los 4 millones de exiliados, y más de 70 países del orbe entre ellos el Grupo de Lima, la OEA, la Unión Europea, y otros. En otras palabras lo que hizo Maduro fue efectuar un golpe de Estado y con ellos arreciaron las persecuciones políticas. Maduro modificó 33 veces las leyes y decretos que le daban poder presidencial para poder gobernar sin cortapisas.
La usurpación de Maduro es de hecho, pero no de derecho. “De derecho hay un ente con legitimidad, y que por el artículo 223 de la Constitución, está llamado a llenar a ese vacío. La Constitución le asigna a la Asamblea Nacional, y no a otro órgano ni a otro cuerpo, un rol fundamental en caso de que llegado el momento de juramentar un nuevo presidente, y no haya este Presidente”.
Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía decidieron reducir el nivel de sus relaciones diplomáticas, llamar a consultas a sus embajadores y convocar a los embajadores venezolanos en sus países para expresar la protesta por el proceso electoral que objetaron por “no cumplir con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente”, señaló un comunicado del bloque.
En verde los países que reconocieron la reelección de Maduro, en amarillo los que no la reconocieron, en gris los que no se pronunciaron.
La juramentación de Maduro, ante el Presidente del Tribunal Supremo de Justicia quien es un ex-convicto por asesinato contó con la participación solo de unos pocos presidentes:  de Nicaragua, Daniel Ortega; Cuba, Miguel Díaz-Canel; Bolivia, Evo Morales; y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, el eje bolivariano que se ha visto disminuido por el cambio de signo político de América Latina. También confirmó asistencia Anatoli Bibílov, presidente de Osetia del Sur (un país no reconocido por Naciones Unidas). La cancillería venezolana informó de la confirmación de funcionarios de Turquía, Rusia, China y Bielorrusia funcionarios que en todo caso no fueron de alto nivel.
Gaidó Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, dominada por más del 80% por parlamentarios de la oposición, fue elegido Presidente de la República de acuerdo a la Constitución Bolivariana. Dijo que la AN se apegará a la constitución venezolana y, en este sentido, asumirá “las competencias de la encargaduría de una Presidencia de la República”, no sin advertir que el mero decreto no será suficiente para sacar del poder a Maduro.
Debe ser el pueblo de Venezuela, las Fuerzas Armadas, la comunidad internacional que nos lleve a asumir claramente el mandato que no vamos a escurrir, que vamos a ejercer”, dijo el diputado ante miles de personas que se concentraron frente a la sede del Pnud (ONU) y la avenida Francisco de Miranda en Caracas, para denunciar la “ilegitimidad” de Maduro.
Una Ministra de Maduró amenazó al Presidente de la Asamblea diciéndole: “ Gaidó, ya te acomodé una celda y también a tus seguidores”. El SEBIN, policía política del régimen, allanó una serie de residencias de políticos opositores de los cuales se supo la mayoría estaban fuera del país, en algunos casos golpearon a los padres de esas personas a pesar de ser seres con más de 80 años de edad.
Maduro no ha respetado la Constitución Bolivariana desde que llegó al poder hace 13 años, con lo cual completa 20 años de dictadura chavista. Su gobierno ha sido desastroso. El país con las reservas petroleras más grandes del mundo es incapaz de autoabastecerse de gasolina, no cuenta con medicinas, ni alimentos, lo cual ha hecho que miles de personas, en especial niños, mueran por falta de atención médica oportuna. El hambre ataca a casi el 80% de la población; el salario promedio mensual es de 2 dólares estadounidenses. A los pensionados residentes en el exterior se les aplicó “un corralito” de tal manera que a 14 mil de ellos no se les pagan las pensiones desde hace 3 años. Los médicos están dejando Venezuela y solamente unos 2500 se han establecido en Chile.
Tras seis años en el poder Maduro es cuestionado no sólo por los venezolanos, quienes consideran que el mandatario los ha sumido en la peor crisis económica de toda su historia, sino también por gobierno de América y Europa que han mostrado su preocupación por las condiciones en las que se encuentra Venezuela.
Para el ex embajador de Chile en Venezuela, Pedro Felipe Ramírez, la crisis que vive ese país debiera poner el alerta y sensibilizar aun más a todo el continente, ya que además de ser un problema político desencadenó una crisis humanitaria sin precedentes en América Latina. El embajador llegó a este convencimiento por su propia experiencia en ese país. Ya lo había dicho a su regreso a Chile; “…la situación humanitaria, especialmente de niños y enfermos, es dramática y la más cruel de la historia de nuestro continente…
Las cifras sobre desnutrición de Venezuela son alarmantes ya que bordean el 40% de la población. La tasa bruta de mortalidad diaria vinculada a la desnutrición es cercana a las 2,5 personas diarias”. Esta tasa más  la tasa de muertes perpetradas por la delincuencia civil y oficial que supera las 5 personas diarias pone al país como el más inseguro e inestable del mundo. Para Pedro Felipe Ramírez, quien por cierto es de izquierda, “Venezuela está en una fase de necesidad alimentaria extrema. Los cortes de agua y de electricidad son diarios, en todas las regiones y ciudades del país; la población afectada por la desnutrición equivale a casi 15 millones de personas y sigue aumentando en la medida que se agudiza la situación.
La situación de Venezuela es tan grave que ésta debe hacer reaccionar no solamente a Latinoamérica sino que a todo el mundo. La situación venezolana ya está creando problemas en los países limítrofes a ella pues son miles los venezolanos que se ven obligados a emigrar diariamente y, obviamente, no todos los países están preparados para recibir tal contingente humano.
La solución de Venezuela pasa solamente por la salida de Maduro y sus adláteres quienes además de hambrear y asesinar a su pueblo se han transformado en el Cartel de la droga más grande del mundo. Con Maduro no se puede dialogar; con las dictaduras no se debe dialogar pues eso les sirve, solamente, para ganar tiempo y reafirmarse en el poder. A Maduro habrá que derrocarlo por la fuerza como lo han planteado eufemísticamente el presidente Trump de Estados Unidos y Bolsonaro de Brasil; aunque seguramente el grupo de Lima apoyaría una salida dura y violenta de la situación venezolana,
Mail: conchamh@gmail.com
Show More

Related Articles

Check Also

Close
Close
Close