América LatinaCrónicasFeaturedFin de Trayecto

VERA VITA  – La vida verdadera Elias  D. Galati (Argentina)

Tribuna infomarruecos.ma

 

La vida es una construcción que realizamos con los elementos que tenemos al alcance de la ano: la familia de crianza, la genética, el hábitat, los acontecimientos naturales y sociales, las ideas y principios de la sociedad, todo lo cual lo sentimos en nuestro interior y forma una conciencia, que surge de nuestra mente y de nuestro corazón.

La vida, nuestra vida, comienza a ser formada por otros; los que decidieron, voluntariamente o no, traerla al mundo.

Las primeras impresiones son puestas por otros, los que nos han criado y con devoción o insensiblemente nos dan las primeras pautas existenciales.

En algún momento empezamos a sentir y comprender que estamos vivos, nos identificamos como yo, y nos diferenciamos del resto que nos rodea.

En un misterio, aunque pueda explicarse filosófica, biológica y psicológicamente, como compatibilizamos las experiencias y las registramos con un valor personal, distinto de otros, en las mismas circunstancias.

Es posible que con el avance de la cibernética, en algunos años, se puedan procesar millones de datos en un sistema que nos de la pauta de como llegamos a ser como somos.

La realidad es que en idénticas circunstancias, en el mismo hábitat y hasta con la misma genética, las personas son distintas y piensan y actúan de manera personal.

Es cierto que hay un elemento imposible de soslayar, que es la libertad, el cual no se puede quitar aun con las condiciones mas duras, encarcelando, torturando o martirizando al sujeto, que seguirá siendo libre.

Pero cada cual construirá su vida, su camino, su devenir, su propia existencia.

Marcada con ideales, tendencia, proyectos, pero contenida en un lugar y en un tiempo, que como decía Kant son las intuiciones de la sensibilidad.

La vida instante a instantes, jugando varios roles y estimulada permanentemente por miles de circunstancias hace que el hombre forme molde, rutinas, modos de responder, que previamente ha armado ante cada situación.

Es la vida cotidiana, la de todos los días, la que vivimos en la vorágine del camino existencial

¿Pero es esa la verdadera vida?

Esa rutina diaria y permanente es en realidad nuestro objetivo en la vida, o somos algo más.

Em realidad es la actuación de la vida, nuestra rutina es poner la vida en acto.

Mas no es posible un acto, sin un pensamiento y un sujeto que lo elija y se decida a actuarlo.

Entonces es la consecuencia de una vida más profunda, íntima y real que somos nosotros mismos y lo que hay en nuestro interior.

La verdadera vida es la vida interior.

Hay una frase de la Escritura que dice: “por sus frutos los conoceréis”, es decir por sus acciones sabrás quienes son.

Ergo, tus acciones desnudan, demuestran tu vida interior, tu yo, tu verdadero yo.

Esa es la vida verdadera, la que vives  en vuestro interior y propagas al mundo y a los otros a través de tus acciones.

¿Qué piensas? ¿Qué sientes? ¿Qué deseas?

De la respuesta a estas preguntas sale la verdad, la realidad de quien eres y cual es tu vida.

Porque la verdad es el amor, la verdad es la bondad, la verdad es el equilibrio y la solidaridad.

Piensas en el otro, en la justicia, en la paz, en el dolor y la tragedia de tantos a tu alrededor y te comportas en consecuencia.

Sientes el amor, el amor verdadero, al hombre, a todos, sin condición, como una premisa de solución de las diferencias y como el motivo del desarrollo de la existencia y la felicidad humana.

Deseas que todos sean felices, que vivan en paz, que tengan lo suficiente para que puedan vivir una vida digna, y que no haya hombre en el mundo que sufra privaciones, sometimientos y guerras.

Esa es tu verdadera vida, la que vivirás en armonía y felicidad con todos tus hermanos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page