CrónicasFeaturedLas cosas lo que son

Vitoria/Gamberradas del Polisario Deber de hospitalidad

La verdad que enloquece

 

En España, viven actualmente en torno a los 800 OOO marroquíes, en su inmensa mayoría con nacionalidad española. Son la primera colonia extranjera en España en suscripción en la seguridad social y son, según propios y extraños, en modelo de corrección.

Un dato entre otros. Otro dato: en los campamentos de Tinduf vivían (porque más del 40% logró darse a la fuga encontrándose o bien en su país: Marruecos, o bien en la vecina Mauritania o en sus países de origen en Mali, Níger etc.) hasta hace poco unos 100. 000 personas entre saharauis, argelinos, mauritanos, malíes, nigerianos (Níger). O seda 25 000 más que el censo español de 1974.

Comparación, dicen los franceses, no es razón. Pero de actuar como los gamberros polisaristas en Vitoria, los casi millones de marroquíes podrían disuadir a estos en enemigos de la libertad de expresión y de la verdad a no atreverse a poner sus patas donde haya algo marroquí. Pero ni es de sus usos ni es de sus costumbres y respetarían la hospitalidad española, pase lo que pase.

En Vitoria se ha quedado fehacientemente probado que el Polisario y sus milicianos son un caso patológico. Una amenaza para todos, sobre todo, para la paz, la democracia, la libertad de expresión y para el enigmático “derecho” de asilo (¿no alegan que tienen una república y hasta territorios “liberados”?).

Los vascos, a su frente su defensor del pueblo observan y toman nota. Y con ellos, todos los españoles.

Show More

Related Articles

Close
Close