Zapatero recibe en Marruecos el Premio de la Memoria y la Paz

0

El expresidente español fue galardonado durante la inauguración de la séptima edición del Festival de Cine de Nador.

    El pasado sábado 6 de octubre tuvo lugar la inauguración de la séptima edición del Festival Internacional de Cine y la Memoria Común de Nador en la carpa levantada en el paseo marítimo de la vecina localidad marroquí que servirá de sala de cine para la exhibición de las películas, cortos y documentales.
     El acto estuvo amenizado por diferentes interpretaciones musicales donde se otorgaron diversos premios siendo el más destacado la distinción otorgada al expresidente del Gobierno Español José Luis Rodríguez Zapatero con el Premio Internacional para la Memoria y la Paz que fue entregado de manos del presidente del Centro de la Memoria por la Democracia y la Paz, Abdeslam Bouteyeb, a quien se refirió a Zapatero por haber apoyado decididamente la experiencia democrática en España, la convivencia de valores entre los dos lados del Mediterráneo y el desarrollo del diálogo entre los pueblos y las culturas. Destacando el mensaje que muestra que los lazos entre Marruecos y España, no son solamente geográficos sino históricos.
Amistad con Marruecos
    Por su parte Jose Luis Rodríguez Zapatero en su intervención agradeció el premio recibido mostrándose muy feliz de encontrarse en Nador destacando la amistad que une a España y Marruecos destacando el protagonismo de la mujer africana y la marroquí con la ocasión de la próxima apertura en Nador de la sede Mujeres por África por iniciativa de María Teresa Fernández de la Vega que también se encontraba presente en el acto de inauguración del Festival cinematográfico.
    Por su parte mencionar la presencia en dicho evento de miembros del Centro UNESCO de Melilla, de la Asociación Activas-Charter 100 y la Vidriera Producciones donde tuvimos ocasión de saludar a la comunidad educativo del Instituto Lope de Vega de Nador que inaugurará oficialmente este curso el próximo lunes 15 de octubre.
Fuente: El Faro de mililla