Cronica desde TindufFeatured

América Latina/Polisario De loca (en Peru) a loco (en Colombia)

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis

Llueve falsos embajadores. Proliferan locos y locura. Hace poco era la farsante Jadiyetu “Loca” El Mokhtar, quien, viajando con pasaporte turista español, se presentó el 9 de septiembre de 2017 en Lima, como “embajadora en misión especial” en el Perú, siendo tratada como debía ser.
Ahora, en América latina pero en otro país: Colombia se presenta otro loco usurpando la identidad y calidad de embajador de algo que se llama “RASD” que no figura en ningún documento oficial de Naciones Unidas. Y como Perú, Colombia ha tenido que publicar un comunicado en el que advierte, entre otras, “En atención a recientes eventos en los cuales una persona se ha presentado como representante diplomático de la República Árabe Saharaui Democrática acreditado ante el Gobierno de Colombia, el Ministerio de Relaciones Exteriores se permite aclarar lo siguiente:
Colombia ha apoyado los esfuerzos de la comunidad internacional para que se dé una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable al conflicto sobre el Sahara occidental, de conformidad con lo estipulado en las resoluciones adoptadas por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
El Gobierno de Colombia al haber congelado hace varios años el reconocimiento a la República Árabe Saharaui Democrática, esta no tiene ni representación diplomática ni embajador acreditado ante el Gobierno colombiano”.

Mientan como respiran y lo peor es que engañan a esta pobre población, víctima de la peor impostura que nadie o casi nadie quiere ver ni remediar.

Es lo único que le queda a la banda del Polisario: enviar a falsos embajadores a donde son indeseables y non-gratos.

 

 

 

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page