Argelia/Marruecos: La nueva ecuación

0
Al régimen argelino le queda otra alternativa: quitarse los trozos de la máscara que aún conserva, sentarse a una mesa de negociación con Marruecos y desarticular la bomba reloj que ha creado antes de que se le estallara en la cara

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

El régimen argelino  sabe pertinentemente que, desde ahora en adelante, no le va a se fácil mentir sobre su tutela sobre la banda del Polisario. Que sus crímenes son suyos y que su amenaza a la paz y la estabilidad del Magreb es proyecto argelino por procuración a las milicias del Polisario.
257 víctimas en un aparato militar cuya caja negra nadie ha encontrado. ¿Pero, quién estaba en el aparato, quiénes eran realmente las victimas y qué iban a hacer en Tindouf?
El régimen argelino si  mascara. El mundo descubre una nueva empresa criminal de este régimen que consiste en entrenar  y adiestrar comandos para sabotaje y terrorismo en Marruecos y muchos otros países, entre ellos España si….
Los hombres del régimen argelino ante sus responsabilidades nacionales, primero por la pérdida de 257 vidas argelinas sin que nadie sepa quién eran ni a donde iban, regionales por la empresa terrorista en la base aérea de Boufarik e internacional porque Argelia prepara su propio Daesh.
Pero le queda otra alternativa: quitarse los trozos de la máscara que aún conserva, sentarse a una mesa de negociación con Marruecos y desarticular la bomba reloj que ha creado antes de que se le estallara en la cara.