Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Campamentos argelinos de Tinduf Los peores momentos

No hay peor ciego que el que no quiere ver

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Inquietud, desconfianza, parquedad y por si ello resultara insuficiente, indicios de una desobediencia civil.

Como siempre fue el caso el mentor argelino tira de las orejas de los responsables del Polisario a los que acusa de todo. Algunos de éstos plantaron cara al mentor, inaugurando una nueva era de dignidad en estos campamentos donde la dignidad siempre brillo por su ausencia

El debate y es lo nuevo trasciende lo que desea Argelia y su Polisario para abarcar una amplia franja de la población que desea saber de qué está hecho el día siguiente.

Casi unánimemente todo el mundo está de acuerdo en que nunca antes se había conocido tan delicada situación.

Argelia propone la mano dura ante los rebrotes unionistas en los campamentos.

En privado, muchos dirigentes creen que fuera de la autonomía en la soberanía marroquí no hay solución…

El factor tiempo que está determinado las pautas de una solución que Argelia y sus militares tratan de sofocar.

La gente quiere vivir. La gente está cansada de estar atada a la vida. Marruecos es la solución y su autonomía la solicitud por sus hijos de Tinduf.

Afficher plus

Articles similaires

88 Comentario

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page