Cronica desde Tinduf

Campamentos de Tindouf El Polisario y… los “otros

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

En estos tristes campamentos debes despertarte muy temprano si quieres encontrar a un saharaui. Aquí hay de todo… todo menos saharauis: argelinos, mauritanos, malíes, nigerianos (Níger) e incluso de más allá… cubanos y otro afines a una internacional terrorista.
Los saharauis de pura cepa son, en estos campamentos, una especie rara en vías de extinción: los que se fueron a Cuba no regresaron. Los que estaban en España allí se quedaron, siendo remplazados por “quien busca una mejor vida”. Les que el ejército y las armas, matar y morir. Carísimo el trozo de pan que ofrece el Polisario.
Falta de perspectivas pero también falta de presente y de pasado. Nadie aquí ignora donde crecen, estudian y trabajan los hijos de la cúpula del Frente y donde muere la mayoría de ellos: Tindouf ¿campamento maldito? Con alternativas de invernadero, y ensayos argelinos, solo queda encargarse por si mismos de nuestro destino. La libertad no se regala se arranca. Y si esto es vivir si esto es lo que nos prometió Argelia y sus criados del Polisario pues si lo aceptamos ni somos saharauis ni garantes de su orgullo y su dignidad.
Que indaguen, que pregunten, que se informen como viven sus hermanos en su tierra en Marruecos. Como es la verdadera Layun, Smara, Dakhla, Bojador etc. que les espera con las manos abiertos y e corazón lleno de esperanza del reencuentro.
Argelia es la cause nuestra tragedia y el motivo de nuestro sufrimiento sin fin.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page