Campamentos de Tindouf La nueva “situación”

0
Campamento de "refugiados" o campo de concentracion

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

En los casi 43 larguísimos años que llevamos en estos campamentos, nunca la añoranza de Marruecos ha sido tan evidente, a veces, sin precedentes en la organización de estos campos de concentración, en voz alta y en claro desafío al “orden” establecido y como siempre, los oficiales argelinos encargados del campamento proceden a sus habituales métodos represivos y de “chivatazos”. “Viva marruecos” puede conducir a una mazmorra de la que difícilmente se puede salir. La sicosis del terror la profilaxis del horror.
Los campamentos de Tindouf viven al compás de lo que pueda ocurrir al sádico argelino de turno. La organización en este sentido es casi impecable: “aquél es seguro” “aquél poco” y “aquel no”. Los domésticos polisaristas son enlatados como si fueran sardinas. Sin dignidad y menos escrúpulos, les basta una barra de pan y una cajetilla de mantequilla vasca.
A inmensa mayoría de las poblaciones de estos tristes campamentos son conscientes de que están ante su destino. Buscan y no encuentran la normalidad… una vida decente… una patria cariñosa y una sombra fresca donde poder descansar después de 43 años de naufragio moral y material.
Luego veremos con qué derecho Argelia y sus criados del Polisario nos arrastraron a tan cruel tragedia en nombre y en respuesta a intereses que nos son total y completamente ajenos