De Gaza a Midrand Polisario: La misma vergüenza

0
Brahim El Ghali/Ayouc Kara: tanto monta, monta tanto. Un nuevo aliado para el Polisario: El Mosad israeli

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

La fantasmagórica Rasd de Argelia sufrió, hoy, un estrepitoso fracaso (uno más). Esta vez en el Parlamento Panafricano (PAP), tras la retirada de un proyecto de moción hostil a la integridad territorial de Marruecos que los adversarios del Reino estaban tratando de introducir ante la Asamblea continental, con sede en Midrand, cerca de Johannesburgo, Sudáfrica.
Al Polisario se le ha aconsejado buscar mejor amo que Argelia ya ésta mejor siervo que los “buenos  nada” del Polisario.
De fracaso a fracaso… de desilusión a otra. El Polisario arrastrado por una Argelia en bajísimo perfil, va cosechando y seleccionando fracasos y reveses.
Hoy es el parlamento africano, ayer con la ayuda y colaboración entre los servicios de inteligencia argelinos e israelíes, el Polisario que buscaba sembrar la discordia entre palestinos y marroquíes fue descubierto y contrarrestado por las autoridades de Gaza.
La vergüenza… una más. Nada le sirve ni siquiera Israel y su nefasto Mosad. El Polisario se vende al mejor impostor. Todo indica que Argelia lo hace a adrede para una pronta “liquidación” de estas milicias polisaristas que no sirven más que para dilapidar los fondos del contribuyente argelino.
Mal negocio para Argelia que ahora va a tener que desplegar un gigantesco esfuerzo de imaginación para desmantelar los campamentos de Tindouf y recuperar esta localidad rica minerales y en… mercenarios.