En voz alta

En voz alta Gdeim Izik: Un poco más que un juicio Said Jedidi

Personalmente nunca he ocultado ni disfrazado mi repugnancia hacia todos los vende patrias. Sin embargo soy consciente de los retos y desafíos que presenta la imagen del país en un asunto de derecho común convertido en polo de atracción para todos los adversarios de Marruecos y su integridad territorial.

Hablemos, pues, poco, pero bien.

Ante la cámara criminal del tribunal de apelación de salé hay actualmente un asunto anodino, insignificante e insustancial. Como miles que se juzgan diariamente en las ciudades y localidades de Marruecos y del mundo: salvajes asesinos que deben responder a sus barbaros actos. Y punto…

¡Tanto política para nada! O si no, acabaremos con una manifestación de todos los asesinos juzgados actualmente en los tribunales del país para que se les acordara el mismo y “privilegiado” estatuto.

En este juicio nos jugamos nuestra dignidad. Debe servir de ejemplo para todos los vende patrias de dentro y de fuera.

Tampoco es normal que se masacrara con pantalones vaqueros o uniformes militares y para militares y se compareciese ante la corte con atuendo tradicional, además blanco

Les diré” lo que piensa un marroquí de a pie como yo: Estos vende patrias asesinos no solo son repugnantes sino irritantes: con su actitud parecen expresar el orgullo por su horrible cometido, reivindicándolo con su arrogancia y rechazando todo gesto de excusas o arrepentimiento. O sea: que corroboran, reconocen y confiesan su crimen.

Asesinos ante su destino y las familias de sus víctimas por medio, atentas y vigilantes que con el unánime apoyo y solidaridad del pueblo marroquí nunca aceptarán la impunidad ni parte de ella.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page