« Muhammad o la cultura de tolerancia » de Said Jedidi

0

Capítulo XI:

INVITACIÓN A LOS ESTADOS VECINOS

“No está permitido forzar a nadie a creer. La guía se ha diferenciado del desvío. Quien se aparte de Satanás y crea en Allah, se habrá aferrado al asidero más firme [el Islam], que nunca se romperá. Y Allah es Omnioyente, Omnisciente “(Al Bakara, la vaca versículo 256).

La tranquilidad que daba el pacto de Hudaybia dio una oportunidad al Profeta (SAS) para propagar el Islam por toda Arabia y capacitarlo para emprender su deseo de abarcar toda la humanidad. Envió embajadores con sus cartas para Heraclito, el Emperador Bizantino, a Khosro Parviz II, el Rey de Persia, a los Reyes de Egipto y Abisinia, los Jefes de Yemen y Siria. Estas cartas se han preservado y han sido reproducidas por los cronistas Árabes.e internacionales. Comenzamos con el texto de la carta del Mensajero de Allah (SAS) a Herảclito.

La carta para Heráclito dice:

En el nombre de Dios, El Clemente el Misericordioso.

De Muhammad, el Siervo y Mensajero de Dios, para Heraclito, el emperador de Roma. La paz sea sobre aquél que siga la guía. Después de esto, te invito a aceptar el Islam. Acepta el Islam y prosperarás y Dios te dará doble recompensa. Pero si te rehúsas, el pecado de tu pueblo caerá sobre tus hombros. ! Oh Gente del Libro! Lleguen a un término común entre ustedes y nosotros: Que no adoremos nada excepto Dios, y que no asociaremos nada a Él, ni tomaremos otros Señores aparte de Dios. Pero si se retractan, entonces digan: Testimonio de que somos Musulmanes.

Heráclito quería saber más acerca de la religión, entonces llamó a algunos Árabes mercaderes que habían llegado a Gaza con una caravana. Abu Sufyan, uno de los enemigos más recalcitrantes del Profeta (SAS), estaba en ese grupo y se convirtió en su vocero. La conversación que tuvo lugar entre Heráclito y Abu Sufyan se conserva en los libros de tradiciones:

Heráclito: resumió así su conversación: con Abi Sufian:

“Dices que este hombre pertenece a una familia noble. Los Profetas siempre descendieron de familias nobles. Dices que nadie en su familia antes se proclamó Profeta. Si hubiera sido así, entonces habría pensado que estaba influenciado por las tradiciones familiares. Dices que ninguno de sus predecesores fue rey. Si hubiera sido así, yo habría pensado que aspiraba a tener un reino.”

El emisario que fue enviado a Cosroe Parviz tuvo una recepción diferente. Cosroe Parvis estaba furioso por la idea de que una persona común se dirigiera al Gran Rey que él era en términos de igualdad. Rompió la carta en pedazos. Kira le ordenó a su gobernador del Yemen que arrestara a la persona que se proclamaba profeta y que lo enviara a su corte.

El Profeta (SAS) envió una epístola a al-Mundhir, el entonces Gobernador Iraní de Bahrein.

La carta enviada a Negus, el Rey de Abisinia, decía entre otras cosas:

Soy testigo de que Jesús el Hijo de Maria es realmente un espíritu de Dios y su Palabra, la cual fue transmitida a la Casta Virgen Maria. Creó a Jesús con su Palabra así como creó a Adán con Sus Manos. Y Ahora los exhorto a creer en lo que se me ha revelado, porque soy el Mensajero de Dios. Os invito a ti y a tu Pueblo al camino de Dios, el Poderoso, el Glorioso. He transmitido el mensaje, y es decisión de vosotros aceptarlo. De nuevo, la paz sea con aquél que sigue la Guía.

En parecidos términos otra epístola fue enviada a Mukakis, el entonces Virrey Romano para Egipto.

 

El Profeta (SAS) invitaba a los mandatarios de los estados vecinos al camino de Allah Exaltado Sea, el Todopoderoso, el Glorioso. Los términos de las epístolas del Mensajero de Allah (SAS) no podían ser más corteses y explicitas. El Islam en marcha. Allah, el Todo poderoso nunca incumple sus promesas.