CulturaFeatured

Presentación en Madrid de “Ángel Vázquez: Una recuperación de la memoria” Por: Alberto Mrteh

uno de los más ilustres escritores de Tànger

Madrid/infomarruecos.ma

El pasado 26 de septiembre, tuvo lugar en el Centro Sefarad-Israel de Madrid la presentación del número monográfico de la revista tangerina Nejma dedicado a uno de los más ilustres escritores de la ciudad marroquí, titulado Ángel Vázquez: Una recuperación de la memoria. El acto, presentado por Esther Bendahan, escritora y directora de cultura del Centro Sefarad-Israel, contó con las exposiciones de Sonia García Soubriet, filóloga y coordinadora del monográfico, y por Santiago de Luca, editor y escritor argentino afincado en Tánger.

Ángel Vázquez: uno de los más ilustres escritores de la ciudad de Tànger

La presentación comenzó con una breve intervención de la escritora tetuaní Ester Bendahan, que quiso que el acto fuera igualmente un homenaje íntimo al fallecido Salim Cherif, un enamorado de Ángel Vázquez que además lo tradujo al francés. Según Bendahan, es un orgulloso poder acoger este acontecimiento, ya que la obra cumbre de Ángel Vázquez, la novela La vida perra de Juanita Narboni, es el documento que mejor recoge la haketía, lo que hablaban los judíos en el norte de Marruecos, una especie de español del siglo XV que había sobrevivido en esa región. Dicho libro ha dejado una impronta muy fuerte en la memoria sefardí, ya que ha fijado la lengua. Para cerrar su intervención, Benhadan alabó el intensísimo trabajo de recopilación realizado por Salim Cherif y Sonia García Soubriet, una labor que igualmente fija a Ángel Vázquez en nuestra memoria.

Sonia García Soubriet comenzó aplaudiendo a los editores: Simon-Pierre Hamelin, de la Librairie des Colonnes, y Santiago de Luca, de SureS. Hizo extensivo el agradecimiento a los numerosos colaboradores del número por sus testimonios, artículos y entrevistas aportados de forma desinteresada para enriquecer el monográfico. García Soubriet subrayó la ausencia de Salim Cherif, fallecido en las navidades de 2017, quien ha sido su compañero en la preparación del volumen presentado. A continuación, rememoró su primer acercamiento a la literatura de Ángel Vázquez, gracias a la novela La vida perra de Juanita Narboni, cuya lectura la deslumbró y le despertó la curiosidad por seguir investigando sobre su autor. Encontró que se trataba de un escritor injustamente olvidado y decidió dedicarle su labor investigadora, igual que otros estudiosos que han profundizado en su obra, ligada siempre a su vida, como Nathalie Sagnes-Alem, Gundi Feyrer y François Collet, quienes también han participado en Ángel Vázquez: Una recuperación de la memoria. García Soubriet recordó unas palabras de François Collet, su editor en Francia, que consideraba que era necesario mettre à l’honneur a un autor de tal categoría.

En palabras de García Soubriet, en el monográfico han reunido “voces diversas, de uno y otro lado del Estrecho, en diferentes tiempos y circunstancias que reconstruyen la complejidad de la vida y obra de Vázquez en su realidad y ficción”. Salim Cherif era la parte más viva de la revista, el que conseguía que los que lo conocieron y algunos que participaron en aquellas tertulias del café Pilo les abrieran las puertas de sus casas para compartir sus recuerdos sobre el autor tangerino, como Rachel Muyal o Alberto Pimienta. En sus entrevistas han dejado entrever la personalidad compleja de Ángel Vázquez. En la revista se ha abierto espacio también a autores actuales, como Eduardo Jordá o Agustín Cerezales, para que aportaran un punto de vista diferente. Para terminar, quiso destacar que han vencido la llamada “maldición Vázquez” y se imaginó que Salim Cherif diría: “La hemos superado, aquí está la revista”.

La presentación continuó con la exposición de Santiago de Luca, uno de los editores de la revista, que quiso darle la vuelta a la mencionada maldición y convertirla en una bendición, ya que es un destino fabuloso el poder ser uno mismo, tal y como fue el autor tangerino. Destacó igualmente el excelente trabajo recopilatorio realizado para el número, que permite seguir cronológicamente toda la obra de Ángel Vázquez, y comprender cómo sus obras anteriores fueron un camino preparatorio necesario hasta llegar a Juanita Narboni. De Luca subrayó la coincidencia del boom literario latinoamericano con la edición de La vida perra de Juanita Narboni, y lamentó que en parte ese hecho fuera culpable del olvido de Ángel Vázquez. Como argentino, bromeó de Luca, siento necesaria esta publicación que salda la deuda ética y literaria con el escritor. En sus propias palabras, “es el momento de reconocer a Ángel Vázquez y que cruce el Atlántico”. Para terminar, quiso leer un extracto de la novela y compararlo con el concurrido público, tangerino o no, asistente en la sala: “lo peor de cada casa aquí estamos, como siempre, en Tánger”.

En la ronda de preguntas abierta al público, se discutió afectuosamente sobre cuestiones muy diversas, quizás para ir en consonancia por la variedad de artículos que vendía Mariquita Molina, la madre de Ángel Vázquez, en su sombrerería tangerina. Se destacó la madurez de su última novela, escrita once años después de la anterior, Fiesta para una mujer sola, pero también su voluntad de mostrar el Tánger chabacano y popular. Se recordó las semejantes con Joyce, su mezcla de odio y amor a la ciudad, su desapego con España, su escaso interés en autores españoles, su amor por la literatura inglesa y francesa, el desprecio absoluto mostrado en el obituario a Vázquez publicado en ABC, su amistad con Emilio Sáenz de Soto, la lectura deslumbrante de un capítulo de Juanita Narboni, las concomitancias con la Juanita la solterona de Lorca, sus problemas con el alcohol y su disimulada homosexualidad. Para acabar, se celebró cómo transformó su drama personal en literatura de primera categoría, y los escritos permanecen. Antes de cerrar la sesión, dos propuestas lanzadas por el público: redescubrir a Ángel Vázquez gracias a la lectura del monográfico de la revista Nejma Una recuperación de la memoria, y acompañarlo de la novela Un largo sueño en Tánger, del también tangerino Antonio Lozano, que refleja con enorme sensibilidad esa misma época vivida por Ángel Vázquez.

Show More

Related Articles

Close
Close