En voz altaFeatured

respuesta a Juan carlos Moraga y « El conflicto de mapouche: Aprender para resolver » Clara Rivero

Acabo de leer algo en el portal de ustedes y tengo una respuesta

Estaba leyendo estas observaciones y comparaciones que hace mi querido amigo Juan Moraga en relación con la cuestión mapuche (Chile) y la cuestión del Sahara (Marruecos) y tengo algunas diferencias: 1. No cabe la comparación histórica mapuches-saharauis, ignoro cuantos miles de años puede tener el « pueblo mapuche » (no he trabajado sobre ese tema), pero los « saharauis », primero, no son un « pueblo », segundo, no son « milenarios ». La población del Sahara, se caracteriza porque han sido tribus nómadas sin demasiada cohesión ni unidad, algunas veces en oposición y en algunos casos con unos lazos de solidaridad entre tribus. José María Lizundia desarrolla este tema con bastante claridad. El concepto « saharaui » fue una invención de España (años antes de salir del territorio), es decir, como concepto, el término « saharaui » es muy reciente. 2. Juan cuestiona la apuesta del gobierno chileno en cuanto a securitización y militarización del territorio mapuche. ¿Por qué el gobierno de Chile ha reforzado la seguridad? ¿Puede tener razones lo suficientemente sólidas para hacerlo? Como Juan compara la situación (mapuches-saharauis), habrá observado la fuerte presencia y despliegue militar de Marruecos en el Sahara. Por supuesto, sería más agradable que no hubiera necesidad de presencia militar pero, con seguridad, nadie quiere otro Gdeim Izik. Hay manifestaciones en el Sahara, incluso de separatistas pero cuando estas se tornan violentas, las fuerzas del orden tienen que actuar para garantizar la seguridad del territorio y de la gente. 3. Respecto a la propuesta de Autonomía del Reino de Marruecos para la resolución de la cuestión del Sahara. Es cierto, resuelve el tema político-administrativo y económico, en un marco de reconocimiento a la diversidad cultural, incluso ya lo hace si vemos que los saharauis eligen y son elegidos, etc., pero hay una cosa que no se está considerando Juan como activista de derechos humanos y que esta dejando fuera de su análisis: ¿Es posible que la autonomía permita que el grupo se vuelva más hermético? ¿Qué hacer cuando una minoría étnica (sean los saharauis o cualquier otro grupo porque hay muchos en muchos lugares) pretende la absorción de todos los individuos de esa comunidad y, en nombre de unos valores y tradiciones específicas, pasan por encima de la Constitución del país y violan los derechos humanos y las libertades individuales de su gente? Me da la impresión, cada vez que voy a Marruecos, que va creciendo el número, aunque muy pequeño todavía, de saharauis que más que ser saharauis quieren ser ciudadanas marroquíes de pleno derecho y por encima de su estructura tribal saharaui, por eso dejan el Sahara y se mudan a otras ciudades, trabajan, estudian y evitan regresar al Sahara, por una razón muy poderosa: en las grandes ciudades conquistan su individualidad. Son libres, escapan de la opresión que muchas veces impone la tribu. Esto fue algo que incluso comentamos en algunas presentaciones en Rabat y en Casablanca hace unos meses. La autonomía resuelve unas cuestiones, la disputa territorial a nivel político, pero no resuelve todo. Personalmente, más que las tradiciones de un grupo, me preocupa esa primera minoría: el individuo-ciudadano.
A este artículo
https://infomarruecos.ma/el-conflicto-mapuche-aprender-para-resolver-juan-c-moraga-d-buenos-aires-02-de-julio-de-2018/
Clara riveros
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page